Farc elogian que EE.UU. pretenda excluirlas de la lista de terroristas

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, condicionó una eventual exclusión del listado si la guerrilla suscribe un acuerdo definitivo de paz.

Alias 'Pablo Catatumbo' (izquierda). /EFE

Las Farc valoraron este miércoles las intenciones de Estados Unidos de garantizar la seguridad de los rebeldes colombianos que depongan las armas, y de excluir a esa guerrilla de la lista de grupos terroristas una vez firmen un acuerdo de paz.

Los líderes de la organización comunista, que negocian en La Habana un acuerdo con el gobierno colombiano para superar medio siglo de lucha armada, se reunieron con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en la cita de más alto nivel que han sostenido las Farc con autoridades estadounidenses.

"El secretario Kerry lo repitió varias veces: Estados Unidos iría a estar muy presente en garantizar la seguridad de quienes abandonen las armas", destacó el negociador rebelde Pablo Catatumbo, al término de la presentación de un libro sobre el conflicto colombiano en La Habana.

Kerry se reunió por separado con las delegaciones de las Farc y del gobierno de Juan Manuel Santos en el marco de la visita histórica que cumplió Barack Obama en Cuba.

En una entrevista posterior con la cadena Univisión, el secretario de Estado admitió que Estados Unidos, en caso de considerarlo "pertinente", sacará a las Farc de la lista de organizaciones terroristas si suscriben un acuerdo definitivo de paz.

"Me parece algo muy positivo que Estados Unidos esté pensando de esa manera (...) Esta es nuestra aspiración, porque las Farc nunca hemos debido estar esa lista, nunca hemos sido terroristas", declaró Catatumbo.

Washington, que asesoró y financió por años el combate a la guerrilla colombiana, incluyó a las Farc en ese listado a finales de los años noventa.

Sin embargo, ahora apoya las negociaciones iniciadas en noviembre de 2012 en La Habana, y que deberían haber concluido este miércoles con la suscripción de un acuerdo, según se comprometieron las Farc y el gobierno en septiembre de 2015.

Sin embargo, las partes debieron prorrogar las negociaciones por la falta de acuerdo sobre uno de los últimos puntos de las conversaciones: el cese del fuego bilateral y definitivo, que incluye el desarme de los rebeldes.

"No pudimos ponernos de acuerdo para esa fecha, porque los retos que estamos enfrentando son difíciles. No hemos encontrado acuerdo en puntos que son vitales para poder sellar el fin del conflicto", indicó.

Catatumbo aludió en particular a los grupos de origen paramilitar que amenazan la seguridad de los futuros excombatientes, y destacó el compromiso de Estados Unidos para ayudar a proteger a los guerrilleros implicados en la negociación de paz.