Farc piden que cese 'racha de asesinatos' de activistas de DD.HH.

Según la guerrilla, el paramilitarismo "se pavonea desafiante e impune contra la buena marcha del proceso de paz".

Delegación de paz de las Farc en La Habana.

La delegación de paz de las Farc en los diálogos de La Habana pidió este viernes el cese de la "preocupante racha de asesinatos" de activistas políticos y de DD.HH. en Colombia y exigió al Gobierno acciones concretas contra el paramilitarismo, una de las principales amenazas a la reconciliación, según el grupo rebelde.

"Preocupante, muy preocupante la racha de asesinatos de defensores y defensoras de Derechos Humanos y de activistas políticos que está estremeciendo a Colombia en los últimos días", indicaron las Farcen un comunicado leído por la guerrillera "Manuela Marín".

Los insurgentes manifestaron su solidaridad desde la capital cubana -sede permanente de las conversaciones de paz desde 2012- con los familiares de Marisela Tombe, Klaus Zapata, William Castillo, Alexandre Oime y Milton Escobar, las "víctimas más recientes de la intolerancia y el paramilitarismo".

Según la guerrilla este fenómeno, "se pavonea desafiante e impune contra la buena marcha del proceso de paz".

"Si el Establecimiento no combate resueltamente el fenómeno paramilitar, estaría contribuyendo con su indiferencia a configurar la guerra sucia del posconflicto, principal amenaza a nuestra reconciliación", advirtieron los negociadores de las Farc. 

En el comunicado el grupo rebelde aludió a las cifras recopiladas por el programa no gubernamental de protección a activistas de DD.HH. "Somos Defensores", que afirma que durante el mandato del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, han sido agredidas 2.224 personas, de ellas al menos 346 asesinadas y 16 desaparecidas.

Las Farc solicitaron además al Alto Comisionado para la defensa de los Derechos Humanos de la ONU en Colombia "tomar nota de estos hechos y ponerlos en conocimiento del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

El pasado 2 de marzo las delegaciones de paz del Gobierno colombiano y las Farc iniciaron un nuevo ciclo en el proceso de paz, que ya entró en la "recta final" después de más de tres años de conversaciones en La Habana.

Aunque en septiembre pasado se acordó fijar el 23 de marzo como tope para firmar un acuerdo de paz, ambas partes coincidieron recientemente que no sería "lógico" apresurar las negociaciones por cumplir plazos y descartaron la posibilidad de completar un acuerdo para esa fecha.

Para llegar a un acuerdo definitivo quedan pendientes todavía asuntos como alto el fuego bilateral y definitivo, y el abandono de las armas por parte de las Farc, así como la implementación, verificación y refrendación de los acuerdos de paz. 

últimas noticias

Goles en las nubes de Dabeiba (Antioquia)

La magia de la infancia para narrar la paz