Farc piden a EE.UU. aportar al proceso, liberando a ‘Simón Trinidad’

Iván Márquez dijo que no habrá un proceso de paz ‘express’ y llamó al presidente Santos a fundar la paz tomando como base los “anhelos de la Nación”.

En la apertura formal de los diálogos con el Gobierno Nacional, la guerrilla de las Farc insistió en la presencia de Ricardo Palmera, alias ‘Simón Trinidad’, en la mesa de negociación.

Al destacar que el otrora jefe guerrillero aceptó participar del proceso desde su centro de reclusión en Estados Unidos, el vocero de las Farc, Iván Márquez, dijo que “el Gobierno de EE.UU. haría un gran aporte a la reconciliación de la familia colombiana, facilitando la participación de Simón de cuerpo presente en esta mesa”.

De otro lado, aseguró que “hemos venido hasta esta ciudad de Oslo desde el Macondo de la injusticia, el tercer país más desigual del mundo, con un sueño colectivo de paz, con un ramo de olivo en nuestras manos”.

Venimos a esta Noruega septentrional a buscar la paz con justicia social para Colombia por medio del diálogo, donde el soberano –que es el pueblo–, tendrá que ser el protagonista principal pues en el reposa la fuerza irresistible de la paz”, aseguró Márquez.

Según él, la paz no depende de un acuerdo entre voceros de las partes contendientes pues “quien debe trazar la ruta de la solución política es el pueblo y a éste le corresponderá establecer los mecanismos que han de refrendar sus aspiraciones”.

Sobre la mesa de negociación, Márquez dijo que no habrá un proceso rápido pues no puede ser algo contrarreloj.

Tal emprendimiento estratégico no puede concebirse como un proceso contrarreloj. La pretendida paz express que algunos promocionan por su volátil subjetividad y sus afanes sólo conduciría a los precipicios de la frustración”, insistió.

Cuando habló de los acuerdos en concreto, el vocero de la guerrilla dijo que “una paz que no aborde la solución de los problemas políticos y sociales generadores del conflicto es una veleidad y equivaldría a sembrar de quimeras en el suelo de Colombia”.

“El proceso necesita edificar la convivencia sobre bases pétreas para que la paz sea estable y duradera. No somos los guerreristas que han querido pintar algunos medios de comunicación”, afirmó en su extenso discurso.

Finalmente, recalcó que “venimos a la mesa con propuestas y proyectos para alcanzar la paz definitiva, una paz que implique una profunda desmilitarización del Estado y reformas socio-económicas radicales que funden la democracia, la justicia y la libertad verdaderas”.

“Venimos aquí con el acumulado de una lucha histórica por la paz a buscar, codo a codo con nuestro pueblo, la vitoria de la solución política sobre la guerra civil que destroza a Colombia (…) Nuestra determinación tiene la fortaleza para enfrentar a los guerreristas que creen que con el estruendo de las bombas y los cañones pueden doblegar la voluntad de quienes mantenemos en alto las banderas del cambio y la justicia social”, enfatizó Márquez.

Por eso, en la parte final de su intervención conminó al presidente Juan Manuel Santos a que “fundemos la paz tomando como base los anhelos de la Nación”.

Dentro del discurso Iván Márquez habló de la reforma agrícola que han planteado para permitir una redistribución de la tierra.

Sobre este álgido tema, llaman a acabar con el capitalismo y la extranjerización de la tierra.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Opinión: Deseamos mal

Un niño menos para las pandillas de Quibdó