Las Farc, ¿reeleccionistas?

Hace apenas unas semanas, le decían al presidente “arrogante y mezquino”. Hoy destacan su discurso social y reformista. Un análisis del cambio de discurso de la guerrilla.

El sábado pasado, en uno de los comunicados habituales que leen sus delegados antes de entrar al Centro de Convenciones de La Habana (Cuba), sede de los diálogos con el Gobierno, las Farc se refirieron al presidente Juan Manuel Santos en términos elogiosos: “Sin duda, nuestro país necesita un discurso social, un discurso moderno, como el que expone el presidente Santos, de reformas estructurales a la tenencia de la tierra”, dijo ‘Jesús Santrich’, uno de los negociadores de la guerrilla. (Vea: Proceso que se cocina a fuego lento)

Este lunes, en una entrevista para el portal La Silla Vacía, ‘Andrés París’, otro de los delegados de las Farc en el proceso de paz, hablando de los “afanes electorales” del Gobierno y la inminente realidad de las elecciones presidenciales de 2014, manifestó que la guerrilla no está inscrita en la candidatura ni precandidatura de la Unidad Nacional, pero reconoció que “si a las fuerzas políticas les es útil promocionarse electoralmente, es mejor que hacia la campaña electoral se fortalezcan las banderas de la paz y está bien que el presidente se fortalezca”.

Pero además, ‘París’ aseguró también que las Farc ven “con esperanza la posibilidad de que Santos se reelija con las banderas de la paz”. Y enfatizó: “Estaríamos dispuestos a continuar el proceso con el próximo presidente, con la certeza de que en este período a Santos se le acabó el tiempo para finiquitar un acuerdo con nosotros. Vamos a dejar la obra que estamos construyendo en los cimientos. Ojalá podamos construir importantes columnas de la obra. Pero el edificio de la paz con todas sus columnas y adornos pensamos que será obra de dos gobiernos. Por eso hay que juntar el esfuerzo de este presidente con el que viene. Si es Santos, mejor porque continuaríamos sin inconvenientes”.

Al final de la entrevista, el jefe guerrillero reconoce que no hay acontecimiento político importante que les sea ajeno y que la victoria de uno u otro candidato en la próxima contienda electoral por la Presidencia no les será ajeno. Y aunque si bien hasta el momento las Farc han dicho que los tiempos del Gobierno no son los tiempos de ellas, comienza a quedar claro que son conscientes que la continuidad del proceso de paz depende de la continuidad del mandato del presidente Santos o, al menos, de alguien que garantice que las negociaciones sigan adelante.

De ahí su cambio de discurso. De ahí ese giro, después de que en un comunicado de ‘Timochenko’, el máximo líder de esa guerrilla, este haya señalado al jefe de Estado de tener una actitud “arrogante y mezquina”. El viraje de las Farc las muestra ahora incluso partidarias de la reelección de Santos, si con ello se asegura la posibilidad de seguir dialogando.

Un cambio de discurso que por los lados de la Casa de Nariño y en los mismos partidos de la Unidad Nacional es vista con buenos ojos. Fuentes cercanas al proceso de La Habana le dijeron a El Espectador que si hay algo en lo que se han empeñado los negociadores del Gobierno ha sido en tratar de hacerles entender a los jefes guerrilleros que la correlación de fuerzas en el campo de guerra cambió, que ya no es la misma a la que se tenía hace dos o tres décadas y que la firma de un acuerdo es el camino.

“Sin duda es un cambio de postura que hay que resaltar. Aunque las Farc han criticado que el Gobierno esté urgido por su reelección, en el fondo entienden que esa es la única manera de garantizar la continuidad del proceso de paz”, manifestó un alto funcionario del Ejecutivo, conocedor de los movimientos en torno al proceso de paz.

Pero más allá de si Santos va o no por la reelección, se sabe también que en la mesa de diálogos se ha hablado de la inminente llegada del expresidente Álvaro Uribe y su movimiento Centro Democrático al escenario político-electoral. Por eso, la premura sería hoy sacara adelante al menos acuerdos parciales, no solo en materia de participación política sino también en temas judiciales, pues el futuro es incierto a la hora de intentar tramitar leyes en ese sentido en el Congreso.

Sea como sea, las Farc ya muestran un cambio en su postura frente al presidente Santos, y el hecho de destacar su discurso reformista es un punto a favor de la búsqueda de la paz. Una posición que, según los rumores que se escuchan en los mentideros políticos, tiene que ver con declaraciones que han dado aquellos que hoy figuran como precandidatos o posibles presidenciales, caso Germán Vargas Lleras, Francisco Santos, Enrique Peñalosa o Antonio Navarro: que no le darían continuidad al proceso de paz en las actuales condiciones.

Temas relacionados