La genealogía del proceso de paz

El periodista Enrique Santos Calderón, a través de su libro 'Así empezó todo', revela la historia detrás de los primeros acercamientos entre el Gobierno y las Farc que abrieron el camino para que se diera el actual proceso de paz.

Analistas políticos y expertos internacionales como Daniel Pécaut, Boaventura de Sousa Santos y Marc Chernick entre otros, han coincidido en que nunca antes se habían logrado en Colombia los avances conseguidos durante el actual proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc.

Puntos complejos y de importante significación en la agenda de las conversaciones han sido abordados con miras a un escenario de posconflicto como el caso de la construcción de una 'Política de Desarrollo Agrario Integral', con el objetivo de buscar una mayor justicia social, equilibrio en el uso y acceso de la tierra, además del impulso y desarrollo de una política territorial para eliminar la exacerbada centralización.

¿Pero cómo las Farc y el Gobierno lograron superar la mutua desconfianza luego de procesos fallidos y golpes bélicos contundentes de parte y parte?

La respuesta está en 'Así empezó todo, el primer cara a cara secreto entre el gobierno y las Farc en la Habana', el libro que se constituye en una crónica de las primeras jornadas de las sesiones exploratorias entre las partes, que culminarían con la firma del 'Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera'. En el texto Enrique Santos Calderón plasmó la historia para conocer las lógicas del proceso de paz y abordando momentos específicos desconocidos.

El autor no sólo trae a cuento el contraste de sus experiencias vitales cuando formó parte del equipo negociador en la fase exploratoria sino que también reflexiona agudamente sobre asuntos que resultan cruciales para un eventual exitoso proceso de paz: el papel del Congreso, el dinero necesario para implementar los acuerdos en el posconflicto y la necesidad del enfoque territorial.

El libro, también desmitifica de primera mano los rumores que se han propagado en la opinión pública como el hecho de que en la Habana se está negociando el modelo económico imperante en el país y la reducción del número de efectivos de las Fuerzas Militares, hipótesis que según Santos Calderón son una tremenda falacia.

No podía faltar en el libro un extenso capítulo de análisis sobre el papel de los medios y su cubrimiento de los pasados procesos de paz, como el que tuvo lugar durante el gobierno de Belisario Betancur. Luego de hacer un balance de los factores negativos que entorpecieron los diálogos, el autor explica las estrategias comunicativas que se han desarrollado en el actual proceso de paz y de las razones del por qué se decidió acertadamente negociar sin los micrófonos en la mesa. "En este proceso creo ha habido un cubrimiento más riguroso y serio que en los anteriores, aunque la frivolidad, el síndrome de la chiva, la ignorancia de la historia nacional y el excesivo apego a las fuentes oficiales siguen siendo grandes falencias", anotó Enrique Santos Calderón en diálogo con El Espectador.

El libro está dedicado a Gabriel García Márquez, para reivindicar su papel tras escena en la búsqueda de la paz en el país y además está ilustrado con algunas de las caricaturas del maestro Osuna, "Porque es de lejos el mejor caricaturista político de Colombia y la caricatura debe ser siempre irreverente, acida y valiente. Estoy seguro de que en Francia el maestro Osuna no se arrugaría frente a la imagen del profeta Mahoma", anotó Santos.

'Así empezó todo, el primer cara a cara secreto entre el gobierno y las Farc en la Habana', es un libro clave para entender la importancia histórica de los actuales diálogos de paz en la Habana, que podrían ser también los últimos con esa guerrilla.

"Creo que esta vez sí se logrará un acuerdo histórico con las Farc -y posiblemente con el ELN-. Un paso fundamental hacia la paz como superación de la violencia política. La paz como tal, como ausencia de violencia social, requerirá un compromiso muy profundo de todos los "poderes facticos" (estatales, económicos, militares y políticos)", anotó Enrique Santos.