Gobernadores hablan del posconflicto

El Espectador consultó a los mandatarios regionales para conocer su opinión sobre la negociación con las Farc y ahondar en los retos de la paz territorial.

En su primera alocución de 2015 a los colombianos, el presidente Juan Manuel Santos declaró que este es el año de la paz. De cara a un eventual fin de la confrontación con las Farc, El Espectador contactó a los 32 gobernadores del país para conocer cómo se están preparando sus departamentos para enfrentar el posconflicto. Sobre todo, teniendo en cuenta que la apuesta del alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, es empoderar a las regiones para que adapten los acuerdos a sus propias realidades económicas, políticas y sociales.

Entre las opiniones de los mandatarios salta a la vista su preocupación por los escasos recursos con los que cuentan para acoger a los futuros desmovilizados y poner en marcha las reformas que deberán realizarse frente a lo acordado en La Habana. Mientras se pone punto final a las discusiones, los gobernadores piden incrementar la inversión, desescalar el conflicto y ponderar los riesgos del desgaste que ha generado la tardanza de la negociación. Otros aseguran que no habrá paz mientras el país siga excluyendo al sector rural y a los departamentos de la periferia.

Interrogantes

1- ¿Cómo se está preparando su departamento para el posconflicto?

2- ¿Qué mensaje le envía a la mesa de La Habana?

- Antioquia. Sergio Fajardo V.

1. Desde hace dos años y medio tenemos el programa “Preparémonos para la Paz”. Ya estamos construyendo el posconflicto. Cuando nos enteramos de que el Gobierno Nacional iniciaba una negociación para avanzar en un proceso de paz, empezamos a construir el programa y a desarrollarlo.
2. Que aceleren. 

- Cundinamarca. Álvaro Cruz Vargas

1. Cundinamarca debe ser el primer departamento en el que se ponga en marcha el posconflicto, porque fue uno de los que más sufrió en los 90 y en 2000. Nosotros nos estamos preparando desde hace mucho tiempo. Un ejemplo de ello es el trabajo que venimos realizando en La Palma y Viotá, donde creamos dos centros de atención a víctimas, y un trabajo similar se está realizando con las juntas de acción comunal, que conocen los requerimientos de inversión de las comunidades.

2. Según la Constitución, soy subalterno del presidente y sólo hago lo que está dentro de mis facultades. Sólo puedo intervenir en lo que me permite la Constitución y haré lo que dicte el presidente.

- Valle. Ubeimar Delgado

1. Nos asiste la preocupación sobre cómo los gobiernos departamentales podemos coadyuvar al posconflicto. Nuestros recursos son muy limitados; el Valle está pagando más de medio billón de pesos de deudas. Le solicitamos al Gobierno una fórmula para evaluar no solo los índices de pobreza, sino también los de violencia. Buenaventura, por ejemplo, necesita una altísima inversión social, porque se ha convertido en la capital del desplazamiento en el Pacífico.

2. Es importante que el orden y la autoridad queden consagrados como principios fundamentales. Que la Divina Providencia les dé sabiduría, porque esto partirá en dos la historia de Colombia.

- Atlántico. José Antonio Segebre

1. Tenemos cinco programas piloto. Transfórmate tú, Mujer, que busca acompañar a las mujeres víctimas del conflicto y en general a todas las mujeres, empoderarlas y ayudarlas a tener autonomía económica. Dos programas de apoyo a víctimas que suman $8.000 millones en inversión. Son nano franquicias que procuran brindar autonomía a las víctimas. Además, estamos haciendo un repoblamiento bovino dirigido a campesinos del sur del Atlántico y construyendo un centro de atención a víctimas en Soledad.

2. Apoyamos el proceso de paz y consideramos que a Colombia, sin lugar a dudas, la paz le posibilitará reivindicar sectores muy débiles de la sociedad. Porque son ellos los que ponen las vidas, los que están en la guerra.

- Vichada. Sergio Andrés Espinosa

1. La victimización en el departamento se origina en la separación del país por inexistencia de infraestructura vial. Para contrarrestar esto invertimos cerca de $35.000 millones. Será definitiva la inversión que haga el presidente para privilegiar la recuperación social, sin marginar el desarrollo económico.

2. El Vichada reclama protagonismo en la mesa por tener la autoridad para responder por los desafíos del desarrollo agrícola. Invitamos a los negociadores a considerar las voces de los campesinos, víctimas todos, que reclaman políticas contextuales y agendas de inversión diferenciadas: en tanto no estemos conectados a la red vial y de puertos del país, no habrá paz para nosotros.

- Bolívar. Juan Carlos Gossaín Rognini

1. Hemos puesto en funcionamiento los planes de reinserción en el departamento y la ejecución de la Ley de Víctimas. Los Montes de María, otrora zona azotada por la violencia, ya está viviendo el posconflicto. Se han realizado los Juegos de la Paz, el Festival Multicultural, obras de infraestructura vial, deportiva y educativa. Ahora somos el tercer departamento con mejor indicador de seguridad en Colombia.

2. Citando a Churchill: “La guerra es una invención de la mente humana; y la mente humana también puede inventar la paz”. Creo que nos llegó el momento de inventar la paz. Los grupos alzados en armas tienen una gran oportunidad en la mesa de negociación y en cada zona del país, para concretar y hacer visibles las acciones que muestren su voluntad de paz.

- Caldas. Julián Gutiérrez

1. Trabajando con la mesa de víctimas, la mesa de justicia transicional y articuladamente con todas las entidades del Gobierno.

Es importante mencionar que los departamentos requieren una asignación suficiente de recursos que permitan la implementación de la Ley de Víctimas.

2. En este momento se está viviendo un período interesante de las negociaciones, porque se ha visto voluntad de paz por parte de las Farc, por ejemplo en la entrega de los secuestrados en noviembre pasado. Ahora necesitamos resolver los dos puntos álgidos que quedan pendientes en la negociación de La Habana para materializar el deseo de 44 millones de colombianos.

- Quindío. Sandra Paola Hurtado

1. La implementación de la paz está basada en que los entes territoriales podamos suplir las necesidades de la población que se va a desmovilizar. Por ahora no tenemos cómo atender a la población civil, mucho menos a los futuros desmovilizados. Tenemos que pensar en qué les vamos a dar en términos de vivienda, salud, educación y generación de ingresos para que no caigan en la delincuencia.

2. Que estoy firme con el proceso, que queremos desarrollo agrícola y mejores condiciones para la gente. Y eso sólo lo podemos lograr a través de la paz, pero de una que se consolide de manera inmediata y que no se dilate tanto, porque estamos a la espera de que las decisiones que se tomen cambien departamentos como el nuestro.

- Risaralda. Carlos Alberto Botero

1. En Risaralda ya estamos viviendo el posconflicto, las Fuerzas Militares desplazaron a las Farc hacia el Chocó. Apoyamos los acuerdos de paz, pero para el departamento no va a cambiar casi nada. Estamos trabajando en los hogares, inculcando el respeto por el otro mediante planes de convivencia. En ese sentido, el posconflicto lo vivimos hace rato. El país no puede pensar todo alrededor de La Habana, sino en lo que debe hacer para construir una sociedad con un desarrollo económico y social más adecuado.

2. Se deben definir las cosas a la menor brevedad posible. Es hora de tomar decisiones, porque el país está en vilo desde hace mucho tiempo y hay temas que se han discutido demasiado.

- Tolima. Luis Carlos Delgado

1. En Tolima nació la violencia y así haga falta que el Gobierno nos destine más recursos, estamos trabajando para que desde el más humilde de los campesinos hasta el más potentado de los hacendados entienda que debe sumarse para que el departamento pueda abrirle avenidas de paz a Colombia.

2. Que entiendan que hay un pueblo esperando, que no solamente sean diligentes en torno a la negociación, sino que es preciso comenzar ya el posconflicto. Hay zonas del país y del Tolima, donde ya puede operar. Pedimos a los negociadores que autoricen al Gobierno comenzar a trabajar de manera integral con los diferentes actores de esas zonas para buscar la paz.

- Caquetá. Martha Liliana Valencia

1. Generando oportunidades de desarrollo y crecimiento. Necesitamos que las regalías sean invertidas. La respuesta institucional está enmarcada en esa esperanza de paz. Necesitamos que el Gobierno nos mire como epicentros de paz y que pasemos a ser reconocidos como una zona de inversión, en vez de una de distensión. Vamos a proponer la ley de la paz, que genere incentivos de inversión para el departamento. Como existió una Ley Quimbaya para catástrofes naturales, nosotros necesitamos una ley de paz.

2. Tenemos la esperanza puesta en los negociadores. La comunidad cree y confía en que se callen las armas.

- Cauca. Temístocles Ortega Narváez

1. Por un lado, estamos fortaleciendo la institucionalidad. Las juntas locales están trabajando, creando y organizando actividades específicas sobre el tema de la paz. Estamos trabajando con organizaciones sociales para crear un ambiente que facilite la reinserción de los alzados en armas a la vida civil del departamento, para que tengan la capacidad de ejecutar proyectos productivos que generen desarrollo y oportunidades para todos.

2. La gran mayoría de los colombianos estamos apoyando el proceso, pero reclamamos mayor velocidad, pedimos que sean coherentes los diálogos de La Habana con las acciones en Colombia para que aquí no pensemos que hay retrocesos en lugar de avances.

- Córdoba. Alejandro José Lyons Muskus

1. Córdoba ha sido uno de los departamentos más golpeados por el conflicto, no solo por la guerrilla, sino por las autodefensas y ahora por las bacrim. Tenemos muchas víctimas que hoy gracias al esfuerzo del Gobierno están retornando a sus tierras. Ahora debemos rodear a todas las víctimas y también a los desmovilizados de ese grupo, para que con unas políticas claras podamos darles a todos ellos una nueva oportunidad.

2. Como mandatarios seccionales estamos apoyando las iniciativas del presidente, quien es el negociador natural de la política de paz. Este gobierno les ha brindado a las Farc las garantías para negociar y llegar a unos acuerdos razonables. Queremos que nos permitan darles a nuestros hijos un país en paz y con destino a la prosperidad.

- Huila. Carlos Mauricio Iriarte

1. Tenemos un plan que incluye a todos los sectores productivos. Hemos sido una región golpeada por el conflicto y debemos ser una zona en la que haya gran inversión en los sectores salud y agropecuario, entre otros, una vez se firme el acuerdo.

Ahora estamos trabajando fundamentalmente en el desarrollo de vías y en infraestructura para la salud.
2. En Huila esperamos que en la mesa hagan todo cuanto sea posible para que Colombia pueda vivir momentos de paz. Los colombianos estamos esperanzados en que el proceso se culmine con éxito y logremos la paz que tanto anhelamos.

- San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Aury Guerrero

1. Trabajamos en la idea de que las mujeres deben ser incluidas en la mesa de negociación, porque tienen un papel natural de mediadoras y conciliadoras. En el posconflicto vamos a tener que dialogar sobre las necesidades de la comunidad y la forma de incluir a los excombatientes. Como mujer y gobernadora, luego de haber vivido tantos años en un territorio de paz como San Andrés, podría servir como facilitadora para sentarnos a reducir las brechas sociales.

2. A las Farc les pido que sigan en esa actitud de diálogo y que se alejen de la violencia, del belicismo. En la mesa deben definirse los aspectos fundamentales para que ellos se reincorporen a la vida social y política, con el fin de que Colombia pueda respirar por fin en paz.

- Santander. Richard Aguilar Villa

1. En Santander ya estamos viviendo el posconflicto; tenemos un departamento sin subversión y estamos dedicados a la inversión social. Quiero dejar claro que con la simple firma del acuerdo en La Habana no estamos logrando la paz. La paz se logra con oportunidades educativas y laborales para los jóvenes, porque si no, en el posconflicto puede estallar otro tipo de delincuencia. Además, la paz debe implementarse en las regiones con medidas de descentralización administrativa y presupuestal.

2. A la mesa y a los líderes políticos, les pido un tono de mayor reconciliación. Ha hecho falta una pedagogía del proceso, hay muchas versiones confusas y eso se debe a la polarización política.

- Vaupés. Roberto Jaramillo García

1. El conflicto guerrillero que ha sufrido el país ha tenido diferentes impactos en las regiones. Nuestro departamento no ha sido ajeno a los secuestros, extorsiones, cultivos ilícitos y, con recuerdo triste, de la tenebrosa toma de Mitú. El Gobierno debe otorgar facultades a los gobernadores y alcaldes para la organización e implementación de las acciones de paz, porque a ellos les corresponde poner la cara ante la comunidad en el cumplimiento de lo pactado.

2. Un saludo de agradecimiento y felicitaciones por su arduo trabajo. Les diría que los acuerdos deben contar con el proceso participativo de la ciudadanía y de todos los implicados en el conflicto para que puedan aportar verdaderas soluciones.

- Arauca. José Facundo Castillo Cisneros

1. Arauca no está preparado. Entendiendo el posconflicto como una transición de la violencia a la paz, se hace inminente que el Gobierno implemente políticas de gobernabilidad territorial. Tiene que haber una estrategia que permita la construcción de una sociedad integrada por excombatientes y nativos, herramientas estatales para la formación intelectual de hombres en favor del desarrollo agroindustrial. Arauca no tendrá posconflicto, hasta que no se negocie con el Eln.

2. El cese de hostilidades debe culminar con la entrega de las armas al Estado. Dicho acto permitirá generar una opinión nacional e internacional de credibilidad en una paz duradera que acabaría con las voces disidentes, que manifiestan que las mesas de diálogo solo han servido para el fortalecimiento de las Farc.

- Cesar. Luis Alberto Monsalvo Gnecco

1. La violencia es alimentada en buena parte por la pobreza, por eso nos hemos ocupado durante estos años en generar ambientes de paz y tolerancia, empezando por la inversión equilibrada de los recursos públicos en programas que contribuyen al bienestar ciudadano.

2. Conocemos bien las soluciones que necesita el país: educación, salud, servicios públicos, vías, equidad y desarrollo. Debemos materializarlas sin enfrentar por las armas las ideologías extremas de izquierda y derecha. La guerra es la responsable y culpable de la pobreza y sin ella, Colombia sería hoy una potencia económica y social de la región. Tomar el poder por las armas jamás constituirá derecho, los invito a participar de la democracia.

- Guainía. Óscar Armando Rodríguez Sánchez

1. Para prepararnos y generar políticas sociales para la paz no es necesario que se haya firmado un acuerdo. Las políticas posconflicto son necesidades de nuestra gente. Los departamentos requieren más inversión en educación, salud y atención a víctimas. La paz está en las regiones, porque ahí es donde se ha vivido el conflicto.

2. Yo les enviaría a las Farc el mensaje que considero les enviaría cualquier colombiano, que paren ya la guerra y que piensen en una Colombia en paz y en los grandes beneficios que tendríamos. Este proceso está fortalecido y es hora de que muestren una voluntad real. Los puntos que se están tratando en La Habana son muy serios y es hora de que estén a la altura de la voluntad del pueblo.

- Putumayo. Jimmy Hárold Díaz

1. Estamos aportando nuestro llamado, como siempre, de respaldo incondicional al proceso de diálogo que lleva a cabo el Gobierno en La Habana. Hemos manifestado públicamente ese respaldo, pero sobre todo las esperanzas que tenemos para que el proceso culmine de la mejor manera, en un tiempo no muy lejano.

2. El mensaje que mandamos desde el Putumayo es de urgencia. Miramos con preocupación que el proceso se vuelve muy lento y pensamos que se puede avanzar más rápido. Pedimos que sean más eficientes y avancen de la mejor manera en la agenda. Con toda seguridad los resultados van a ser positivos y favorables para el país.

- Guaviare. José Octaviano Rivera Moncada

1. Los gobernadores hemos venido prendiendo las alarmas para que las acciones del Gobierno, como la formulación del plan de desarrollo, cumplan con los requerimientos de los departamentos. Primero en vías, para que lleguemos a las comunidades del campo, luego con interconexión eléctrica y también con una política que apunte a resolver los grandes problemas sociales de las comunidades, como la seguridad alimentaria.

2. Les diría a las Farc que en este proceso ha habido evidente voluntad del Gobierno y los entes territoriales, con ello les pediría que avancen en las condiciones para que logremos la paz.

- La Guajira. José María Ballesteros

1. La situación económica del departamento quedó muy debilitada con la reforma a las regalías. Sin embargo, apoyamos este proceso y queremos que el Gobierno y la guerrilla lleguen a acuerdos que estructuralmente sean viables, porque no puede ser que se finalice el conflicto y posteriormente se afecte la inversión social, que tiene que garantizarse para que no se vayan a generar inconformidades que puedan afectar lo pactado.

2. El cese bilateral del fuego es una necesidad apremiante. Pienso que los acuerdos tienen que estar plasmados de tal forma que los colombianos nos sintamos representados, con el fin de que apoyemos masivamente la refrendación.

Nariño. Segundo Raúl Delgado

1. En un esfuerzo conjunto, con la Iglesia católica y la sociedad civil venimos trabajando en la Agenda Regional para el Posconflicto y la Construcción de Paz. Esa agenda busca avanzar en las tareas que se desprenden de la firma del acuerdo, como la reinserción de las Farc, la reconciliación y la reparación integral de las víctimas. Creemos que la construcción del posconflicto es fundamentalmente territorial y que por ello deben fortalecerse los municipios, departamentos, cabildos indígenas y consejos afro.

2. Es necesario avanzar en el cese bilateral de hostilidades. Esto no debería ser interpretado por las Farc como una concesión al Gobierno, sino como un mensaje a los pueblos más afectados por el conflicto.

- Norte de Santander. Édgar Jesús Díaz

1. Nosotros estamos haciendo un trabajo en todos los sectores. En el tema educativo estamos llevando innovación a todo el departamento, y en particular al Catatumbo, para que los niños tengan la oportunidad de investigar, de producir conocimiento. Justamente en esa zona estamos construyendo dos megacolegios, uno de ellos en La Gabarra, centro de la violencia en Norte de Santander. Igualmente, estamos terminando un proyecto que le llevará electrificación rural a 6.000 familias del Catatumbo.

2. Lo más importante es que se agilice la construcción de ese documento, que se firme lo más pronto posible y que en él se exija que haya una inversión diferencial en los sitios que el Estado ha abandonado históricamente.

* Cuatro gobernadores no atendieron el llamado

El Espectador intentó comunicarse en distintas oportunidades con los gobernadores de Meta, Amazonas, Magdalena y Boyacá, pero fue imposible. Pese a que los contactó por vía telefónica y correo electrónico, no hubo respuesta de parte de los funcionarios.

- Alan Jara, Meta.

- Carlos A. Rodríguez, Amazonas.

- Luis Miguel Cotes, Magdalena

- Juan Carlos Granados, Boyacá.

 

[email protected]

[email protected]