Gobierno pide a las Farc el compromiso de cesar acciones violentas

Angelino Garzón proclamó en Naciones Unidas su compromiso de avanzar en el diálogo que mantiene con las Farc.

El Gobierno colombiano proclamó en Naciones Unidas su compromiso de avanzar en el diálogo que mantiene con las Farc y destacó que esta guerrilla debe comprometerse a abandonar el camino de la violencia.

"Ellos tienen el deber con el pueblo de comprometerse a cesar todas las acciones criminales y violentas contra la población civil, poner fin al reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, a no colocar más minas antipersonales", dijo el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón.

También le corresponde a ese grupo armado "entregar tierras para reparar a las víctimas de la violencia como base para un proceso de perdón y reconciliación", agregó Garzón, que preside la delegación de su país en la sesión del "Examen Periódico Universal" de derechos humanos en la ONU.

Este llamamiento coincide con el inicio este martes en La Habana de una nueva ronda de conversaciones entre negociadores gubernamentales y representantes de las Farc.

Al término de estos encuentros se esperan avances en cuestiones relacionadas con las tierras y la participación de los guerrilleros en el proceso político colombiano, una vez que se alcance un acuerdo de paz.

Garzón preside una delegación de alto nivel que llegó a Ginebra para participar en el procedimiento conocido como "Examen Periódico Universal", en el que se evalúan de forma periódica los avances en materia de derechos humanos registrados en los países de la ONU.

Frente a las delegaciones gubernamentales de decenas de países, el vicepresidente colombiano reconoció que su país aún tiene "desafíos muy grandes por superar", particularmente en lo relacionado con el combate de las guerrillas, las bandas criminales, los narcotraficantes y la delincuencia común.

A estos les aseguró que, pese a "sus amenazas, asesinatos y otras acciones violentas", el Gobierno no cambiará sus políticas ni modificará "la ruta de buscar la paz".

También destacó que en Colombia se han adoptado medidas para promover la labor de los defensores de los derechos humanos y dirigentes sindicales.

"Hoy no es posible en Colombia que un servidor público, sea civil, militar o policía, denigre las actividades" que estos realizan, señaló.

Sin embargo, hizo hincapié en que no era su propósito presentar a Colombia como "el país de las maravillas y menos ocultar las dificultades y desafíos que todavía tenemos".

Entre estos, mencionó la falta de equidad social, la impunidad, el hacinamiento carcelario y la necesidad de brindar mayor protección a los luchadores por los derechos humanos y por los derechos de los trabajadores.

En este sentido, recalcó el interés de Colombia en conocer la experiencia de otros países que hayan logrado reparar a las víctimas antes de alcanzar la paz, o sufrido el flagelo de guerrillas, grupos criminales o narcotraficantes y que, a pesar de ello, han logrado mejorar la calidad de vida de su población.

Temas relacionados

 

últimas noticias