Gobierno ya notificó a los alcaldes donde se instalarán zonas de concentración

El Gobierno y las Farc firmaron el acuerdo con el que se pone fin a 52 años de conflicto armado. ONU y cinco presidentes fueron testigo de excepción. La guerrilla acoge el plebiscito como mecanismo de refrendación y estará desarmada en enero.

El acuerdo sellado el jueves entrará en vigor tras la próxima firma del pacto final de paz, cuya fecha no ha sido precisada aún. Sin embargo, se estima que podría ser para el 20 de julio. Así lo confirmó este viernes la delegación del Gobierno durante una rueda de prensa en La Habana, sede de los diálogos de paz desde noviembre de 2012.

Según estipula el documento del fin del conflicto, tras la firma de ese pacto final los cerca de 7.000 combatientes de las Farc serán concentrados en 23 zonas de Colombia para su progresiva reintegración a la sociedad, a la cual se incorporarán "sin armas y de civil". (Lea: El desafío de las zonas de concentración)

Este viernes el senador Roy Barreras confirmó que el Gobierno ya notificó a los alcaldes donde se instalarán las 23 zonas de concentración y explicó que esos fragmentos veredales representan el 0.07% del territorio nacional. “Son zonas muy pequeñas que no tendrán más de 5 kilómetros cuadrados. Los municipios ya se establecieron y los alcaldes ya conocen los planes de desarrollo y enfoque territorial, así que, señor alcalde si a usted no lo han llamado, pues quédese tranquilo”.

La declaración del congresista se registra luego de que algunos mandatarios locales manifestaran públicamente que no recibirían a los guerrilleros en su territorio. “Yo no podría decirles cuáles son los municipios, eso le corresponde al jefe de la delegación del Gobierno, Humberto de la Calle. Pero lo que sí puedo confirmar es que no será en ninguno de los territorios en los que se ha presentado esa oposición”.

El congresista explicó que se delimitaron las zonas teniendo en cuenta el fácil acceso para las misiones de verificación. Así mismo, se tuvo en cuenta que en dichos lugares se tuviera acceso a los servicios básicos de agua potable y energía eléctrica.

A un kilómetro de cada zona estará la Fuerza Pública, habrá un puesto de control del mecanismo internacional que verificará el control y la salida de las personas, además estará garantizando el registro de cada guerrillero porque muchos de ellos no tienen cédula, así que se hará este procedimiento”.

Y agregó que "va a haber un proceso de desarme con términos precisos de seis meses después de la firma de los acuerdos, una destrucción de esas armas que serán entregadas a las Naciones Unidas".

Por último, Barreras invitó a los colombianos a no sorprenderse porque la presencia de las Farc en territorio colombiano no es algo nuevo, la diferencia –recalcó- es que ahora estarán sin armas y no estarán combatiendo.

 

últimas noticias