"Hay condiciones para que Consejo seguridad de la ONU permanezca en Colombia"

El jefe de la misión de Naciones Unidas en Colombia, Jean Arnault, aseguró que solicitarán al organismo que autorice a la misión realizar las labores de verificación al cese al fuego.

Archivo particular.

Haciendo eco a la solicitud de las delegaciones de paz de las Farc y el Gobierno, los representantes de la misión de la ONU en Colombia aseguraron este lunes que pedirán al Consejo de Seguridad del organismo autorice mantener el trabajo de la misión en el periodo de transición que atraviesa el país, mientras se establece cuál será la estrategia para desempantanar el proceso de paz y los diálogos de La Habana.

"La recomendación es a los estados miembros de la ONU para que respondan con madurez a la madurez de los colombianos, que sigan con su apoyo al proceso de paz en su conjunto y que autoricen que la misión de ONU colabore con el cese al fuego que las dos partes acaban de reafirmar", recalcó Jean Arnault, jefe de las misión de la ONU en Colombia.

Cabe recordar que el pasado 7 de octubre, a través de un comunicado conjunto, los equipos negociadores del Gobierno y las Farc solicitaron desde La Habana al Secretario General y al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas mantener la misión del organismo en Colombia para seguir coordinando el mecanismo tripartito de verificación y monitoreo en particular para el cese al fuego bilateral, a pesar de que el Acuerdo Final suscrito entre las partes no haya sido refrendado por los colombianos.

El jefe de la misión reveló que las partes negociadoras ya están trabajando en un protocolo para que el despliegue de las fuerzas de las Farc a zona de reagrupamiento se realice con todas las garantías y para evitar enfrentamientos con la Fuerza Pública.

Sobre ese tema el general Javier Pérez Aquino, jefe de observadores internacionales de la misión, aseguró que dicho protocolo establece las reglas de juego para el compromiso  que se adquiere en esta nueva etapa y sostuvo que habría que hacer algunos ajustes logísticos para la misión.

"Vamos a pedir que se desplieguen otros observadores militares. Esta nueva etapa mantiene no solamente una separación de fuerzas sino también la seguridad a la población y asegurarse de que no haya actividades ilícitas en zonas de preagrupamiento", explicó el uniformado. 

En ese sentido, Arnault agregó que la petición que se hará al Consejo de Seguridad es sobre todo para  ajustar la verificación a las nuevas pautas. "Por ejemplo estaba previsto que la fuerza pública se iba a redesplegar para permitir la llegada a las zonas veredales donde el mecanismo tendría presencia. Ahora estamos hablando de una separación de fuerzas en un número mayor de puntos y vamos a estar hablando de un proceso de visitas periódicas a las zonas, militares y guerrilleras, es una modalidad distinta de monitoreo, necesitamos que nos autoricen a ejercer las verificación en el marco de decisiones algo distintas", agregó.

Por su parte, Martín Santiago Herrero, coordinador residente del sistema de la ONU en Colombia, señaló que los desafíos que plantean el nuevo escenario en el país implican, ante todo, compromiso con las comunidades. "No es momento de abandonar a las víctimas y a las comunidades más golpeadas por la guerra. Hoy la paz en Colombia está más cerca que hace cuatro años". 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Una visita a la casa de los muertos