Hay "posibilidades serias" de terminar el conflicto: De la Calle

El jefe negociador del Gobierno dijo que el proceso de paz está entrando en "momentos decisorios".

EFE

El jefe de la delegación del Gobierno negocia la paz con las Farc, Humberto De la Calle, afirmó  que el proceso está entrando en "momentos decisorios" y que hay "posibilidades serias" de terminar el conflicto.

De la Calle dijo estas palabras en una declaración leída ante la prensa para dar por concluido el vigésimo séptimo ciclo de conversaciones de paz, que se inició el pasado 12 de agosto y se centró en el punto referido a la reparación de las víctimas.

Según una fuente cercana a la negociación, por primera vez desde que se inició el diálogo en noviembre de 2002 un equipo técnico, seleccionado por el Gobierno y conformado principalmente por altos mandos militares participó en las reuniones y se sentó cara a cara con los guerrilleros, con los que "intercambió documentos".

El objetivo de este equipo es avanzar en el siguiente punto de la hoja de ruta sobre el cese el fuego definitivo, fin de hostilidades y dejación de armas.

De la Calle precisó que todavía no se está negociando ese extremo, sino que se están limitando a preparar "posibles mecanismos futuros que sólo entrarían en vigor en el momento en que lleguemos a un acuerdo final".

El exvicepresidente destacó la especial trascendencia de este ciclo, ya que por primera vez se ha contado con la presencia en la mesa de negociación de La Habana tanto de víctimas, académicos independientes y de militares activos, a través de sus respectivas comisiones.

"La puesta en marcha de estos tres mecanismos busca dinamizar los tiempos de la Mesa y lograr avanzar en acuerdos para la terminación definitiva del conflicto armado", subrayó.

"Para poner fin al conflicto, las partes enfrentadas deben discutir los procedimientos para terminar la guerra de tal forma que las Farc hagan su tránsito a la vida civil sin armas y con garantías de seguridad para ellos, pero también para todos los colombianos (...) y en particular para las comunidades de las regiones", precisó.

Para avanzar en esa discusión, De la Calle indicó que "por razones obvias" tienen que estar los militares y policías activos, algo que ha sucedido "en todos los procesos de paz serios y exitosos del mundo".

El cabeza de delegación también se refirió a la Comisión Histórica sobre el Conflicto y sus Víctimas, que se instauró este jueves, con la presencia de "doce expertos del más alto nivel académico" y dos relatores que elaborarán un informe final "objetivo", que muestre "la riqueza y la pluralidad de las visiones", dijo.

Esta comisión no contará ni con los testimonios de víctimas ni establecerá responsabilidades individuales, ya que su labor "no sustituye ni predetermina" la de una futura Comisión de la Verdad, que se crearía después del fin del conflicto.

De la Calle afirmó que la verdad es un "derecho" de todos los colombianos, especialmente de las víctimas, e "innegociable", pero "no hay una verdad única" del conflicto.

"Como delegados del Gobierno representamos a todos los colombianos y es nuestro deber asegurar que esa riqueza de visiones se vea reflejada en estos trabajos que se elaborarán con total independencia y autonomía", aseguró.

En este ciclo de conversaciones, también participó por primera vez desde el inicio del diálogo en noviembre de 2012, un grupo de víctimas, tanto de las Farc, como del Estado, los paramilitares y otros grupos armados.

El diálogo se reanudará a principios de septiembre.