Human Rights Watch ahora sí avala el acuerdo de paz con las Farc

José Miguel Vivanco, director para América Latina de HRW, y quien había hecho público su desacuerdo con el documento, destacó que el que se firmará el jueves es mejor que el original, aunque sugirió hacer algunas precisiones sobre la marcha.

Referencia / EFE.

La ausencia que más retumbó en Cartagena el pasado 26 de septiembre fue la de José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch (HRW) para América Latina. Días antes de que se firmara el acuerdo de paz, que semanas después fue rechazado por una estrecha mayoría de colombianos en el plebiscito, Vivanco envió una carta planteando sus dudas sobre el componente de justicia de ese acuerdo y afirmó que no iba a viajar a La Heroica para acompañar al presidente Juan Manuel Santos y al máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño, en la rúbrica del documento. Este miércoles, un día antes de que se firme el nuevo acuerdo, esta vez en Bogotá, Vivanco volvió a enviar una carta a Santos expresándole sus apreciaciones sobre el texto logrado en La Habana. (Lea: Director de HRW declina asistir a la firma del acuerdo de paz)

La misiva firmada por el propio director de HRW inicia felicitando a Santos por haber alcanzado un nuevo acuerdo con las Farc y valorando los esfuerzos del Gobierno y la guerrilla por poner fin mediante la vía del diálogo a un conflicto que ha desangrado el país por más de medio siglo. Luego, Vivanco hace un recuento de su posición inicial respecto al tema de justicia.

“Human Rights Watch tenía serias preocupaciones sobre las disposiciones de justicia del acuerdo original, que habrían permitido que criminales de guerra confesos eludieran cualquier castigo efectivo por sus delitos”, afirmó el director de la entidad. Esto, debido a que la carta que envió días antes de la firma del acuerdo en Cartagena no fue la única manifestación de preocupación por parte de Vivanco. En diciembre de 2015, poco después de que se anunciara un acuerdo en el punto de justicia, la entidad arremetió fuertemente contra ese punto. “Es una piñata de impunidad", dijo en su momento. (Lea: Pacto de justicia en Colombia es una "piñata de impunidad", denuncia HRW)

En su nuevo pronunciamiento Vivanco destacó que los ajustes y el lenguaje del nuevo acuerdo permiten entender mejor los alcances de este, y que las precisiones podrían llevarse a cabo a través de la legislación para implementar el acuerdo, o por parte de la Corte Constitucional.

Para Vivanco, el cambio más importante en el nuevo acuerdo es la inclusión del principio de responsabilidad del mando, que, aunque estaba incluido en el anterior acuerdo, sus términos no convencían al organismo. “Este aspecto del acuerdo, como señaló en su discurso, es de gran interés para la Corte Penal Internacional. La definición de este principio clave del derecho internacional en el acuerdo original podría haber permitido que comandantes del Ejército y las FARC eludan su responsabilidad por los crímenes cometidos por sus subalternos”, afirmó Vivanco en su carta a Santos.

Según HRW, el acuerdo que se firmará en menos de 12 horas incluye disposiciones que aclaran este punto, e incluso establecer la responsabilidad del mando estará cobijada con el artículo 28 del Estatuto de Roma; es decir, ahora el acuerdo sí tiene la capacidad de prevenir o reprimir la comisión de la conducta o poner los hechos en conocimiento de las autoridades competentes. Pese a su aprobación sobre este punto, Vivanco le pidió a Santos que en la implementación se aclare que todos los requisitos sobre la responsabilidad de mando serán los mismos del Estatuto de Roma.

El director latino de HRW también se refirió a la restricción de libertad y derechos que cumplirán los desmovilizados de las Farc. Vivanco aplaudió que el nuevo acuerdo ahora sí aclara cuáles serán las sanciones establecidas para los miembros de las Farc, aunque afirmó que aún hace falta establecer las que regirán en la Fuerza Pública y qué harán los desmovilizados cuando no se encuentren cumpliendo los horarios de los proyectos restaurativos.

Al respecto, Vivanco también sugirió precisar dimensiones, límites, ubicación, protecciones y condiciones de los lugares de residencia de los sancionados, aunque desde el Gobierno ya se ha dicho que estos estarán en las zonas en que se concentrarán. También propuso que en la implementación del acuerdo se especifique que mientras los desmovilizados no estén cumpliendo con los proyectos restaurativos, sus desplazamientos estarán limitados al lugar de residencia.

Otro de los puntos del acuerdo al cual se refirió Vivanco fue el de la participación política de los líderes de la guerrilla. Coincidió en que uno de los objetivos del acuerdo de paz es permitir a las Farc promover sus ideas políticas y participar de la democracia, pero sugirió que se esclarezca si el ejercicio de cargos públicos se hará mientras están cumpliendo las condenas.

“Parecería ser incompatible con un castigo que refleje la gravedad de sus delitos. Es crucial que este problema se subsane en la etapa de implementación para garantizar que la participación en política de criminales de guerra no afectará las sanciones impuestas por la Jurisdicción Especial para la Paz, las cuales deberían ser cumplidas en su integridad”, afirmó Vivanco, quien concluyó su misiva felicitando nuevamente a Santos por los ajustes logrados y los esfuerzos hechos por cerrar un ciclo de muertes, pobreza y miseria, abierto hace más de 52 años.

Vivanco afirmó que el nuevo acuerdo es mejor que el original, pero destacó que aún deben tomarse algunas medidas adicionales para que los guerrilleros no puedan eludir los castigos por sus delitos.

 

últimas noticias