Íngrid Betancourt compara acuerdo sobre fin del conflicto con el grito de Independencia

La excandidata presidencial, símbolo del conflicto y quien pasó más de seis años encadenada, se mostró entusiasmada por el acuerdo de cese de hostilidades y fuego bilateral, que marca el principio del fin de la guerra

Íngrid Betancourt –uno de los máximos símbolos del drama del secuestro y de los horrores de la guerra que por más de seis décadas ha desangrado a Colombia– se refirió este jueves al histórico acuerdo para fijar un cese al fuego bilateral entre el Gobierno y las Farc, señalando que se trataba de algo ‘muy esperado y extraordinario’, solo comparable con el grito de Independencia. (Lea: La hora del fin del conflicto)

“Por primera vez en 60 años, los colombianos vamos a poder dormir tranquilos, con la serenidad de que no va a haber combates entre las Farc y el Ejército. Es lo más importante que le ha pasado a Colombia desde el grito de Independencia”, aseguró la excandidata presidencial en diálogo con Caracol Radio.

Según Betancourt, el silencio de los fusiles de las Farc tendrá especial incidencia en el campo colombiano, “donde realmente se ha dado la guerra, donde la gente ha venido siendo desplazada. El silencio de las Farc va a ser algo muy importante”, agregó.

En materia política, Íngrid Betancourt manifestó que las Farc ahora tendrán que enfrentar un reto extraordinario, ya que podrán discutir su visión de país en el Congreso y no armados con un fusil: “es entrar todos juntos con ellos a una mayoría de edad, en la que vamos a poder reflexionar desde las diferencias, en nuestros puntos de vista”, indicó, mostrándose partidaria de que la guerrilla pueda hacer política desde el legislativo.

“Tenemos que reflexionar sobre el proceso que nos lleve reunirnos en la asamblea nacional que es el Congreso, para debatir sobre el país juntos (…) así, vamos a estar haciendo de Colombia una verdadera nación democrática, en la que ellos hagan parte de esto, lo que va a ser importante para la guerrilla y para nosotros”, manifestó.

La excandidata presidencial desvirtuó que la firma de la paz conlleve a la impunidad, teniendo en cuenta las modalidades que abarca la justicia transicional. “La cárcel será para los miembros de las Farc que no ayuden con la justicia transicional, esto es, confesar sus crímenes, dar información de las personas que han muerto y desaparecido, y colaborar con la justicia para encontrar libertad. Las penas serán diferentes a la cárcel”.

“Por primera vez tenemos un grupo alzado en armas que no ha sido derrotado militarmente y totalmente, aunque ha sufrido bajas gracias al esfuerzo de nuestras Fuerzas Militares, pero sigue siendo una organización activa que no ha sido totalmente derrotada. Al ser así, el hecho de que acepten el proceso de justicia transicional nos da a todos los colombianos seguridad de que no va a haber impunidad”, concluyó Betancourt.

Betancourt, de nacionalidad colombiana y francesa, fue candidata a la presidencia en 2002 por el partido ecologista Oxígeno. Pero la guerrilla Farc la secuestró mientras se encontraba en campaña y la mantuvo cautiva hasta que fue rescatada en 2008, en un operativo liderado por el presidente Juan Manuel Santos, entonces ministro de Defensa del ahora senador Álvaro Uribe.

La célebre exrehén de las Farc, que vive fuera de Colombia desde su liberación, ya había apoyado antes el proceso de paz que adelanta desde noviembre de 2012 el gobierno de Santos con las Farc en Cuba.