Jefes de las Farc, rumbo a Cartagena para firma de acuerdo de paz

“Timochenko”, Pablo Catatumbo, Iván Márquez, Pastor Álape, Jesús Santrich y alias ‘Romaña’ fueron recogidos en Llanos del Yarí, donde finalizó ayer la Décima Conferencia de la guerrilla.

Óscar Pérez - Archivo El Espectador

Cartagena ya está lista para recibir a todas las partes que serán testigos y partícipes de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc, que tendrá lugar el lunes. Este sábado, los jefes guerrilleros, entre los que se encuentra alias “Timochenko”, Pablo Catatumbo, Iván Márquez, Pastor Álape, Jesús Santrich y “Romaña” empezaron su viaje desde los Llanos del Yarí (Meta), donde se llevaba a cabo la Décima Conferencia de las Farc, hasta La Heroica.

Dos helicópteros del Comité Internacional de la Cruz Roja fueron los encargados de recoger en la selva a los subversivos, y de llevarlos hasta La Macarena, donde finalmente debieron abordar con destino a Cartagena.

El viernes, tras finalizar su última conferencia, la guerrilla, ratificó "unánimemente" el acuerdo con el gobierno de Juan Manuel Santos para acabar con más de medio siglo de guerra. "Hemos refrendado unánimemente el Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera", dijo Timoleón Jiménez, máximo líder de las Farc, ante cientos de guerrilleros e invitados.

'Timochenko' habló durante la clausura de la Décima Conferencia Nacional Guerrillera, al cabo de seis días de deliberaciones. "En nuestro horizonte siempre estuvo la perspectiva de la solución política. Por eso, la paz es la más bella de las victorias", enfatizó sobre lo pactado tras casi cuatro años de conversaciones en Cuba.

Además del acuerdo de paz, el fin de las Farc como organización político-militar centró los debates de los 207 delegados de las estructuras rebeldes. 'Timochenko' señaló que la cita dispuso el tránsito de la organización, nacida de una sublevación campesina en 1964, "a la acción política legal a través de un nuevo partido político".

Iván Márquez, jefe negociador de paz de las Farc, dijo por su parte que el congreso fundacional de este nuevo partido político "se llevará a cabo a más tardar en mayo de 2017, si se implementan los acuerdos como está convenido".

Con miras a la paz, la conferencia decidió, además, ampliar los actuales 29 miembros de su Estado Mayor Central a 61.

Aunque acuerdo de paz será firmado por Santos y Timochenko el lunes, entrará en vigencia solamente si es aprobado por los colombianos en un plebiscito convocado para el 2 de octubre. Las últimas encuestas dan ganador al 'Sí'.

En el acto protocolario en Cartagena Santos y Timochenko pronunciarán un discurso en una ceremonia prevista a partir de las 5p.m. en el Patio de Banderas del centro de convenciones, ante unas 2.500 personas invitadas a vestirse de blanco.

Quince jefes de Estado han confirmado su presencia, entre ellos el cubano Raúl Castro, cuyo país acogió durante casi cuatro años las negociaciones, auspiciadas también por Noruega, Venezuela y Chile.

Entre las personalidades esperadas en este acto de alrededor de 70 minutos, que será retransmitido por la televisión, figuran el rey Juan Carlos de España, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; su homólogo de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; los presidentes del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; así como el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.

Veintisiete cancilleres, los exmandatarios de Uruguay, José Mujica, y de México, Ernesto Zedillo, el expresidente del gobierno español, Felipe González, y el exsecretario general de la ONU Kofi Annan también confirmaron su presencia en Cartagena, adonde igualmente fueron invitados representantes de los millones de víctimas del conflicto.

Aunque la firma será por la tarde, la jornada empezará a las 8a.m. con un homenaje de Santos a las Fuerzas Armadas y a la Policía en la escuela naval. Y a las 12m el cardenal Parolin oficiará "una oración por la reconciliación de todos los colombianos", informó la presidencia de Colombia. Simultáneamente, están previstas ceremonias similares "en todas las iglesias y lugares de culto del país".