La advertencia del Gobierno al Eln

El jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos con el Eln, Juan Camilo Restrepo, aseguró que la guerrilla no puede cometer más secuestros ni asesinatos en medio de la tregua temporal.

Juan Camilo Restrepo también se refirió al desplazamiento forzado de las comunidades indígenas en Chocó. Archivo

Un contundente mensaje envió este viernes Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador del Gobierno en los diálogos de paz en Quito (Ecuador), a la guerrilla del Eln sobre el cumplimiento del cese al fuego bilateral pactado por las partes.

Durante la presentación del informe mensual del Mecanismo de Veeduría y Verificación, Restrepo se refirió puntualmente al asesinato de un gobernador indígena del resguardo Catru Dubaza Ancoso - de la comunidad del Alto Baudó en Chocó-, ocurrido el pasado 24 de octubre.  "Hechos como el condenable homicidio del gobernador indígena Aulio Isarama Forastero, cuya autoría reconoció el Frente de Guerra Occidental, no se pueden volver a registrar", afirmó el jefe negociador de paz del gobierno, Juan Camilo Restrepo. (Le puede interesar: Eln asume responsabilidad en crimen de gobernador indígena en Chocó)

Tampoco - advirtió - "casos como el secuestro de Jhon Eriberto Isarama Forastero ni del ciudadano William Balmaceda Neira", liberado por la fuerza pública.

Una misión de verificación conformada por la ONU, la Iglesia católica y las dos partes está analizando los casos en el marco del esquema de paz en Quito, tras lo cual se espera un pronunciamiento sobre el futuro de la tregua. (Lea también: "Es un incidente grave que será evaluado": Gobierno sobre crimen de líder indígena a manos del Eln)

"Esperamos que la solicitud de perdón, compromiso de verdad y ejercicio de reflexión a los que se comprometió públicamente la mencionada estructura del ELN aseguren la no repetición de este tipo de delitos", insistió Restrepo en una declaración difundida a la prensa. 

De momento, el Eln no ha denunciado en concreto una violación a la tregua del lado de la fuerza pública, pero a inicios de octubre había alertado sobre un "incremento de la presencia militar" en el conflictivo y empobrecido departamento de Chocó.

El alto al fuego prevé no solo la suspensión recíproca de acciones de guerra, sino que obliga al Eln a interrumpir secuestros y ataques a la infraestructura petrolera. 

En respuesta, el gobierno deberá  mejorar las condiciones carcelarias de los guerrilleros y reforzar la seguridad de los líderes sociales y de derechos humanos, blancos de ataques que han dejado 200 muertos desde enero de 2016, según la Defensoría del Pueblo.

Aunque consideró "satisfactorio" el balance que arroja el primer mes de la tregua, el jefe negociador expresó su preocupación por la violencia en Chocó, donde opera el frente involucrado en las denuncias. 

Restrepo retomó una denuncia de Naciones Unidas sobre el desplazamiento de indígenas en esa zona y reiteró su llamado al Eln a que incorporé en la delegación de paz a un representante del Frente de Guerra Occidental. 

 

 

últimas noticias

Opinión: No se equivoque Ministro de Defensa