Las claves de la segunda Misión de la ONU en Colombia

Empezará el 25 de septiembre y hará acompañamiento a los guerrilleros en su proceso de reincorporación a la vida civil.

Tomada de @MisiónONUCol

Trece días después de que el Consejo de Seguridad diera luz verde a la instalación de la segunda Misión de la ONU en Colombia, Raúl Rosende, el jefe del gabinete de la misma, explicó brevemente cómo avanza su preparación y también el balance de la misión que ya está instalada y que está próxima a terminar.

Lo principal es que la segunda misión iniciará inmediatamente después de que acabe la primera. Es decir, desde el 25 de septiembre empezará a verificar la reincorporación de la vida civil de las personas que hacen parte de las filas de las Farc, al tiempo que verifica las condiciones de seguridad de las comunidades que, históricamente, han sido más afectadas por el conflicto armado.

Aunque ya se tiene la fecha en la que comenzará, Rosende aseguró que, en estos momentos, está en etapa de planificación la misión que, en un principio, durará un año (con posibilidad de ser prorrogable). “Apenas fue aprobada por el Consejo de Seguridad, estamos en proceso de planificación de tamaño y composición”, dijo.

En ese sentido, el jefe del gabinete de la Misión de la ONU explicó que se “evaluará la composición de la próxima misión”, teniendo en cuenta que la primera está conformada por una gran cantidad de militares observadores (en su mayoría latinoamericanos), pues su presencia se “refiere al aspecto técnico del mandato de la misión” de verificar el cumplimiento del cese al fuego y de las hostilidades y a la dejación de armas, así como a la extracción de las caletas.

Rosende también dijo que la nueva misión realizará “labores de verificación en lo regional y lo local, que son las zonas más vulnerables y los territorios históricamente más afectados por el conflicto”. Además, aseguró que la segunda va a tener un papel fundamental para el éxito de la implementación, pues “resulta claro que para que los procesos de paz salgan adelante, los exmiembros de la guerrilla deben participar en la reincorporación social y económica a la vida civil”.

Sobre el balance de la primera misión, Rosende calificó como positivo el trabajo de esta. Resaltó, como lo ha hecho en repetidas ocasiones la ONU y distintos organismos internacionales, lo particular del Mecanismo de Monitoreo y Verificación tripartito, pues, en otros procesos de paz, contó, lo usual es que no sean las dos partes y la ONU quienes verifiquen, sino solo este último.