LGBTI reclaman que Santos evita reunirse con ellos para hablar de acuerdo de paz

En una carta dirigida al presidente, los líderes afirman que el Gobierno no quiere hablar de su inclusión en lo pactado con las Farc, y que los “quiere devolver al clóset, del que tanto nos ha costado salir”.

Archivo particular

Que el enfoque de género no es lo mismo que la ideología de género ha sido una de las constantes aclaraciones que el Gobierno ha hecho desde que el No ganó en el plebiscito, y se frenó la implementación del acuerdo de paz con las Farc. Sin embargo, según organizaciones LGBTI, el discurso del Gobierno ha bajado su intensidad en defender que ese enfoque también incluye a las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales, y sienten que hay una amenaza inminente de ser excluidos de lo pactado, como algunos promotores del No lo han solicitado.

Así lo dieron a conocer más de 100 organizaciones y líderes LGBTI en una carta dirigida al presidente Juan Manuel Santos, en la que reclamaron enfáticamente que el mandatario ha dialogado en reunión con promotores del Sí y del No, pero no con ellos. “Su actitud ha sido la de evitar cualquier referencia directa a nosotros y nosotras, cualquier reunión directa con nuestra organizaciones y liderazgos”. (Lea aquí la carta completa)

En un encuentro que sostuvieron varias plataformas del Sí en el plebiscito con el presidente, el mismo día que anunciaron el Nobel de paz (7 de octubre), algunos líderes LGBTI se acercaron a Santos para pedirle una reunión, con el fin de conversar sobre su permanencia en el acuerdo, y que no se renegociara este aspecto.

Ese día y de manera informal, “hemos recibido de usted señor presidente, el compromiso verbal que no habría retroceso en dichos temas. El movimiento de mujeres, en reunión concedida por usted, le reiteró sus preocupaciones y propuestas, recibiendo de usted un mensaje de tranquilidad. Las Farc a su vez recibió tanto al movimiento de mujeres como a las organizaciones LGBTI, firmando con cada uno compromisos de llevar a la mesa de negociaciones las posturas expresadas por nosotros y nosotras”, aseguran los firmantes. (Lea aquí: Comunidad LGBTI no estará excluida del nuevo acuerdo de paz) 

Así fue como, de acuerdo con la versión de los líderes, el mandatario le pidió al ministro del Interior reunirse con ellos para conversar sobre este tema, pero hace casi un mes insistieron en pedir una reunión con el presidente (Vea aquí la carta). Sin embargo, en Casa de Nariño, se negó la solicitud argumentando falta de espacio en la agenda presidencial, afirman delegados del movimiento LGBTI por la paz.

“Al parecer, el gobierno pasó de reconocer ante el mundo de un Acuerdo de Paz atravesado por el enfoque de género e inclusivo con la población LGBTI, a silenciar el mismo y a evitar que se le relacione con nuestra población. ¡El Gobierno Nacional nos quiere devolver al clóset, del que tanto nos ha costado salir!”, se lee en la misiva. Los activistas reclaman que este viernes se llevaría a cabo un segundo encuentro entre el presidente y las plataformas del Sí en el plebiscito, y nada que les conceden una cita solo a los LGBTI.

El enfoque de género del acuerdo incluye a los LGBTI

Lo pactado con la guerrilla el 26 de septiembre, en Cartagena, incluyó un enfoque de género transversal a todos los puntos, y también un enfoque diferencial para grupos poblacionales minoritarios como los indígenas, afros, desplazados, personas con discapacidad y adultos mayores. Lo que se traduce, en que estos sectores de la sociedad iban a tener especial atención y un reconocimiento como víctimas, como lo ha hecho Centro Nacional de Memoria Histórica, a través de informes, y la Unidad de Víctimas. (Lea aquí: “Esta guerra nos ha impedido amar (nos)”: los estragos del conflicto en los LGBT)

Así, por ejemplo, se acordó en el punto de participación política que se apoyaría el fortalecimiento de las organizaciones y movimientos sociales, incluidas las de mujeres, LGBTI y jóvenes. Y que se realizarían campañas para combatir el sexismo y la discriminación en razón del género, la orientación sexual y la identidad de género diversa.

La Comisión de la Verdad, por su parte, tendría como misión evidenciar las formas en las que los LGBTI fueron victimizados en la guerra, y cómo se diferenció esta violencia de la sufrida por otras poblaciones. De hecho uno de los mandatos dados a la subcomisión de género, conformada hace dos años en La Habana (Cuba) para velar por este enfoque, fue asegurar que en los acuerdos estuvieran presentes las mujeres y los LGBTI. (Lea aquí: En el clóset por culpa de la guerra)

Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, también lo dejó claro hace cuatro meses desde Cuba. “‘Género’ no hace alusión solamente a la mujer, pero sí al impacto diferenciado de situaciones concretas sobre hombres y mujeres y personas LGTBI… Dijo Simone de Beauvoir: ‘no se nace mujer, se llega a serlo’. Y hoy podríamos agregar también: ‘no se nace hombre, se llega a serlo’. En cuanto a la población LGTBI se trata de asumir enfoques de orientación e identidad sexuales diversas”.

Este jueves, De la Calle se volvió a referir sobre el enfoque de género, pero esta vez no mencionó a la población LGBTI, y solo habló de las mujeres. "Es un tema de la mujer, de la reivindicación de la mujer que ha sido víctima", dijo. 

En la misma línea, Santos repitió en una alocución este miércoles que el enfoque de género no es ideología de género, “lo que se busca es reconocer el mayor impacto del conflicto sobre la mujer, sus derechos como víctima y su papel para la reconciliación. Eso quedó expresamente incluido”. Pero el mandatario tampoco nombró a los LGBTI.  Una omisión que tiene preocupados a los activistas de esta población.