Líderes LGBTI piden no "purgar" enfoque diferencial en acuerdo de paz

La campaña #LGBTIPorLaPaz hizo sus propuestas para que inicie la implementación de lo pactado con la guerrilla. Dicen que Subcomisión de Género se debe reactivar.

Cortesía

Defensores de derechos humanos, organizaciones de mujeres y activistas LGBTI están alerta frente a las afirmaciones de los últimos días que piden “purgar” la supuesta ideología de género del acuerdo de paz con las Farc, luego de no ser ratificado por los colombianos en las urnas el 2 de octubre. El exprocurador Alejandro Ordóñez aseguró esta semana que el presidente Juan Manuel Santos le presentará un documento para eliminar “este tema” que, según él, está implícito en lo pactado. (Lea aquí: Líderes LGBTI le piden cita al presidente para hablar del acuerdo de paz)

El mandatario colombiano aseguró después que la ideología de género no estaba en el acuerdo, “lo que sí está en el acuerdo es un reconocimiento y una defensa de las mujeres como víctimas y como constructoras de paz”. Pero en su intervención, Santos no mencionó a las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales. (Lea aquí: "El acuerdo con las Farc no promueve la ideología de género": Santos)

De inmediato, sectores de la sociedad han salido a defender el trabajo de la Subcomisión de Género que luchó para que este enfoque fuera transversal al acuerdo de 297 páginas. Este énfasis busca reconocer que tanto mujeres como población LGBTI han sido históricamente discriminadas y que fueron algunos de los sectores más afectados por el conflicto armado. Este tema de género hace parte del gran enfoque diferencial, que es transversal al documento y busca evidenciar cómo la guerra también afectó de manera particular, por ejemplo, a los niños, adultos mayores, personas en situación de discapacidad, indígenas, campesinos, afrocolombianos, sindicalistas, ganadores y personas desplazadas.

Este jueves, la campaña #LGBTIPorLaPaz, que agrupa a 147 organizaciones, insistió en que el acuerdo con las Farc debe mantener el reconocimiento a la diversidad  y presentó sus tres propuestas para avanzar en la discusión sobre lo que viene para el proceso de paz: que lo pactado incluya el enfoque diferencial por credo, es decir, que se hable sobre la discriminación que se han sufrido las personas por sus creencias religiosas en el marco del conflicto; que se reactive la Subcomisión de Género y que no se sacrifique el componente LGBTI.

“Reafirmamos que la mención de las personas LGBTI en el acuerdo no pretende realizar ningún cambio constitucional ni introducir ningún concepto nuevo al ordenamiento jurídico actual y está acorde con el derecho colombiano. Consideramos también que el acuerdo no puede ser el lugar para abrir controversias sobre asuntos como la definición de familia en Colombia”, aseguraron los líderes.

Las organizaciones le solicitaron a las delegaciones del Gobierno y las Farc mantener el enfoque diferencial y de género en el acuerdo.  “Tal enfoque es una forma de reparar las afectaciones diferenciales del conflicto armado sobre diversos grupos sociales en razón de características como el género, la etnia, la región, la edad, las capacidades físicas, las opciones religiosas, la identidad de género o la orientación sexual, entre otras; además, es una garantía para que tales afectaciones no se vuelvan a repetir, una vez se inicie la implementación de los mismos. Para ello, nos unimos al llamado del movimiento de mujeres a que se reinstale la Subcomisión de Género en la Mesa de Conversaciones de la Habana para garantizar el seguimiento a lo ya acordado en este momento de precisiones”, agregaron.

#LGBTIPorLaPaz pidió que en lo pactado con la guerrilla se mencione la estigmatización y discriminación en razón de la religión para que las entidades a cargo puedan investigar, documentar y reconstruir la memoria de tales victimizaciones.


 

Nota del editor: esta nota se modificó en su título porque resultaba impreciso.

 

últimas noticias

Los rastros del despojo en Magdalena

Medidas para esclarecer la desaparición forzada