Los guerrilleros de las Farc ya se están despidiendo de sus fusiles