En vivo: La justicia transicional a dos años del Acuerdo con las Farc

hace 31 mins

Los obstáculos que faltan superar en el proceso de paz en su recta final

La maratón para construir el acuerdo de paz está en su recta final y como toda recta final, no está exenta de dificultades y tribulaciones.

Detalle del saludo de Juan Manuel Santos y “Timochenko” el pasado 23 de septiembre en La Habana, Cuba. / AFP

Los diálogos y negociaciones entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc, han entrado en su recta final, son los últimos kilómetros de una gran maratón, que inició desde el mismo momento en que Santos fue elegido presidente en junio de 2010, esta maratón ha sorteado momentos difíciles y ha tenido episodios gloriosos, pero el triunfo es llegar a la meta y faltan varios obstáculos por superar.

Esta semana, que ubicó como fecha especial el 23 de marzo, ha tensionado la expectativa por el rumbo de la negociación y la perspectiva de una culminación exitosa. El 23 de marzo no pudo ser, simplemente porque la meta aún esta distante, no mucho, pero falta camino por recorrer, y han surgido obstáculos no previstos que han demandado tiempo y energías para sortearlos, desde aquel 23 de septiembre en que el presidente Santos y Timoleón Jiménez, se propusieron terminar la negociación en un plazo máximo de seis meses.

El primer obstáculo fue culminar la jurisdicción especial de paz, pactada para tratar con los graves crímenes cometidos por todos los actores involucrados en este largo conflicto y donde ninguno de los protagonistas, pasa incólume de grandes responsabilidades por las que deben responder, esto ocupó once semanas, de las treinta y seis programadas para culminar el 23 de marzo y si le sumamos las dos semanas de la crisis del Conejo y dos más de la natilla y el buñuelo navideño, nos da que la mitad del tiempo debió ser invertido en temas diferentes a los puntos pendientes, delicados y cruciales.

Momentos especiales se han vivido en estos últimos meses, dos resaltan de manera especial: la aprobación en el Concejo de Seguridad de Naciones Unidas de la misión especial de observadores para monitorear el cese bilateral de fuego y hostilidades y todo lo pertinente con el fin del conflicto, misión de la que igualmente harán parte el gobierno y las Farc y coloca la observación de este delicado asunto en la más alta instancia de seguridad en el mundo, como lo es este organismo de la ONU, donde tienen asiento las potencias mundiales que vigilan y son protagonistas de la geopolítica con toda su complejidad de intereses y que no van a tolerar un final del conflicto armado, sin rigor e incumplimientos de ninguno de los involucrados o posibles saboteadores.

El segundo momento estelar de estas negociaciones se vivió esta misma semana, en el marco de la histórica visita del presidente Obama a Cuba, colocando punto final al último escenario de la vieja guerra fría, como ha sido la hostilidad de los Estados Unidos hacia Cuba. En el marco de este hecho de dimensiones históricas, se dieron las reuniones del Secretario de Estado John Kerry, con el equipo del Gobierno y de las Farc, hecho de especial transcendencia que ratifica el decidido apoyo de los Estados Unidos a estas negociaciones y donde se llegó a hablar de un posible involucramiento en el tema de seguridad de los ex-combatientes, una vez culminadas las negociaciones y donde las Farc, agradeció al enviado especial Bernard Aronson: “quien nos ha ayudado a comprender la visión de los EE. UU. sobre Colombia” y le transmitieron el mensaje de que tienen la convicción de que el gobierno estadounidense “nos reconozcan como una fuerza política empeñada en la expansión de la democracia y el progreso social de Colombia”.

Son varios los puntos que falta resolver, siendo uno de los de mayor visibilidad en el debate mediático el delicado punto de la forma en que las FARC asumirá la disposición de sus combatientes para la fase final que debe llevar al desarme, verificable y total, punto que lleva a fórmulas de ubicación donde puedan estar de manera segura.

Al respecto ya tenemos una amplia experiencia en los procesos de paz de los 90, que se dieron en concentraciones con contacto con las comunidades, lo cual siempre sirvió para reforzar la decisión de terminar con el alzamiento armado y con fórmulas de seguridad que integran dispositivos del grupo y dispositivos de las fuerzas armadas, en este caso con monitoreo de la misión de observadores de Naciones Unidas. Tema delicado, donde hay que partir que las Farc siempre han mantenido contacto con las comunidades y que esto en lugar de ser nocivo, ayuda a su determinación de transformación en fuerza política civil.

Gobierno y Farc han expresado en las últimas horas, que tienen la convicción de que los temas pendientes, serán resueltos de forma adecuada, no son temas fáciles y hay controversias por adelantar, para construir acuerdos serios y cumplibles, en eso están las dos delegaciones y como en cada uno de los tramos de esta maratón encontraran las formulaciones que integren las posturas e intereses de cada una de las partes, que luego de más de cuatro años de trabajo conjunto, han encontrado la forma de construir de manera mancomunada y en el tramo que falta, no será la excepción.

La maratón para construir este acuerdo de paz, está en su recta final y como toda recta final, no está exenta de dificultades y tribulaciones, pero la meta está cerca, luego vendrá la maratón de la implementación, mucho más difícil y exigente que la vivida desde 2010 y que con seguridad nos llevara más tiempo de recorrer.

 

últimas noticias