“Manifiesto por la paz” pide defender búsqueda de la verdad en acuerdo con las Farc

Más de 250 profesores universitarios, antropólogos, economistas, historiadores, estudiantes y organizaciones sociales piden que en lo pactado con la guerrilla las víctimas deben seguir ocupado el lugar central.

El 26 de septiembre el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Farc, Timoleón Jiménez, sellaron con sus firmas el acuerdo de paz negociado desde hace cuatro años. Presidencia

Cientos de manifestaciones ciudadanas desde distintas partes del mundo han surgido desde el 2 de octubre, cuando el No ganó en el plebiscito y dejó en suspenso la implementación del acuerdo de paz con las Farc. Tres días antes de que el Gobierno socialice con la guerrilla en Cuba las propuestas de quienes se opusieron a ratificar lo pactado durante cuatros años, un grupo de más de 250 profesores, estudiantes, historiadores, economistas y organizaciones sociales hicieron su “manifiesto por la paz”. (Vea aquí el especial "A construir la paz")

En una carta pública, los firmantes piden que la búsqueda de la verdad sea uno de los criterios que se mantengan en el acuerdo de paz, del que varios puntos tendrán que ser renegociados la próxima semana.  “Queremos expresar, con todo el énfasis, que el lugar central de cualquier acuerdo de paz deben tenerlo las víctimas. Por tanto, la verdad debe continuar siendo un elemento insoslayable al que no se puede renunciar; sin ella la justicia, la reparación y la garantía de no repetición, también indispensables, terminan por constituirse en escenificaciones vacías que revictimizan a quienes más han sufrido el conflicto”, aseguran los ciudadanos.

“Consideramos que nada sería más funesto para las generaciones futuras, que una paz construida sobre el arreglo de ocultar la verdad de lado y lado, tras la cortina de humo de un aumento de penas…De nada sirven penas muy altas para los infractores si las víctimas y el país permanecen en la ignorancia frente a lo sucedido. Los horrores que cometieron en esta guerra los múltiples actores que en ella participaron, deben ser conocidos por vía de sus propios agentes”, agregan en la misiva.

Los ciudadanos dicen estar preocupados por las recientes declaraciones públicas de la campaña del No, liderada por el Centro Democrático, y que “podrían configurar un delito electoral”. El gerente de la estrategia de ese partido, Juan Carlos Vélez admitió la semana pasada que lo que hizo la campaña fue generar indignación en vez de explicar las supuestas desventajas de lo pactado con las Farc.

“Esta situación pone en evidencia una falta a la verdad desde el mismo proceso inicial que buscaba la refrendación de los acuerdos. Más allá de toda manipulación posible, es claro que la voluntad de paz no ha sido solo el producto de una guerrilla y un gobierno que decidieron negociar; es algo por lo que grandes sectores de nuestra sociedad han venido trabajando desde muchos años”, sostienen los firmantes. 

Ese “manifiesto por la paz” afirma, además, que es necesario avanzar aceleradamente en la búsqueda de la negociación de paz con el Eln, y que se reconozca que hay un camino avanzado con el acuerdo de La Habana y que no habría que partir de cero, “tal como lo reclamaron millares de personas en la Marcha del Silencio convocada en muchas ciudades por estudiantes de varias universidades, el pasado 5 de octubre, movilizaciones que invitamos a sostener hasta obtener la paz”.