“Mindefensa debe demostrar que quiere ser transparente”: OTAN

El Ministerio de Defensa recibió el informe que hizo la organización en el que consignó una serie de recomendaciones para frenar y prevenir la corrupción en las Fuerzas Armadas. El Espectador habló con Alberto Bin, funcionario que entregó los resultados.

La visita de Alberto Bin a Colombia se extendió por cuatro días.  / Óscar Pérez
La visita de Alberto Bin a Colombia se extendió por cuatro días. / Óscar Pérez

Hasta este jueves estará de visita en Colombia Alberto Bin, el director de integración, asociación y cooperación en asuntos políticos y de seguridad del cuartel general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Bruselas (Bélgica). Bin llegó al país para entregarle al Ministerio de Defensa la versión final de un informe que se viene confeccionando desde 2013 y que busca prevenir y disminuir la corrupción en el interior de las Fuerzas Armadas. Con ese informe, el Ministerio de Defensa se unió a la lista de países que han suscrito compromisos de “transparencia e integridad institucional para el sector defensa” con la OTAN.

Durante la firma del compromiso, un acto efectuado ante medios de comunicación, Alberto Bin señaló que “es el principio de un trabajo exhaustivo entre ambas partes, especialmente para apoyar y promover la transparencia e integridad dentro de las fuerzas colombianas de seguridad”. Si bien rescató estrategias como el Sistema de Información Logístico de las Fuerzas Armadas, la recién creada Dirección de Aplicación de Normas de Transparencia del Ejército (Dante) y la Línea del Honor 163, en donde de forma anónima se pueden denunciar irregularidades en la contratación en ese sector, también señaló que aún hay puntos por mejorar.

Sobre estos temas, el encargado de la OTAN habló con El Espectador.

¿Cómo fue el proceso para elaborar el informe?

Este compromiso es producto de un proceso que incluyó la preparación de un cuestionario de autoevaluación previo, en el que se resumieron los procedimientos que tiene el Ministerio (de Defensa) con relación a las prácticas anticorrupción. Hubo dos visitas, una en septiembre de 2015 y otra en febrero de 2016.

¿Cuáles son las recomendaciones consignadas en el informe?

El informe encapsula el análisis de nuestras visitas a Colombia. Reconoce las áreas en las que ha tenido éxito el país sin la ayuda de la OTAN, pero también contiene elementos nuevos que pueden ser usados por el Ministerio de Defensa. Seguir o no estas recomendaciones hace parte de las decisiones soberanas de Colombia. Obviamente, nosotros fomentamos que lo haga.

En concreto, ¿cuáles son las áreas en las que podrían darse esas mejoras?

Por ejemplo, en el área de capacitación: es importante que tanto el personal militar como el civil estén completamente capacitados para construir integridad y trasparencia. La idea es que cambien su mentalidad. Yo sé que las Fuerzas Armadas del país están en un proceso de transformación por el proceso de paz en La Habana. En este sentido es importante capacitar a aquellos que posiblemente van a desplegarse a nivel internacional, y esta fue otra de nuestras recomendaciones. Finalmente, en la comunicación es muy importante ser transparente.

¿En qué sentido?

No sólo es importante hacer cosas en el Ministerio, sino también comunicarlas al público. Por eso estamos incentivando al Ministerio para que publique el informe que le acaba de entregar la OTAN, para demostrarle al público en general que este es un intento muy serio de ser transparentes. Para nosotros es fundamental que el Ministerio le comunique más al público sobre las acciones que está llevando a cabo, pues cuando el público se da cuenta de que el Ministerio es transparente, se crea más confianza en la institución.

¿Hubo recomendaciones respecto a la contratación?

Sí, realmente este es un elemento común que encontramos en todos los informes que les suministramos a los países con los que colaboramos. Lo que estamos tratando de hacer es garantizar que en la gestión de recursos humanos se tenga en cuenta la transparencia. Igualmente aplica para todos los temas de presupuesto. La contratación es importante porque al final la transparencia y los procesos de contratación son la base de todas las fuerzas, y son lo que les permite ser operativamente más eficientes.

¿El hecho de que en Colombia el reclutamiento aún sea obligatorio influye de algún modo en los niveles de corrupción de las Fuerzas Militares?

Esta es un área muy específica y depende de la demografía del país, de la estructura y la manera cómo las Fuerzas Armadas funcionan. El reclutamiento es un tema muy delicado que necesita un conocimiento profundo de la manera como funciona cada país, y lo que hemos hecho es mostrar o compartir modelos que existen en otras partes y qué oportunidades ofrecerían a Colombia. Hay un número de países que han adoptado procesos de reclutamiento de otras naciones.

¿Qué elementos específicos de otros países plasmaron en su informe para Colombia?

Hay muchas áreas y le voy a dar un ejemplo en concreto. Una de las cosas que estamos tratando de hacer es que el país asesorado pueda ofrecerles cosas a otros. Países como Serbia o Georgia han sido muy exitosos en implementar el compromiso de integridad, por eso invitamos a los expertos de esos lugares que han contribuido a reestructurar las Fuerzas Armadas para que compartan su experiencia en temas como contratación o cómo se integra la ética en el día a día.

¿Ese conocimiento se comparte sólo entre países de la OTAN?

Los líderes están en países que incluso no están vinculados a la OTAN, y esto es muy importante para que Colombia sepa que puede compartir su experiencia con otros. De hecho, la iniciativa Dante nos parece meritoria. No vamos a un país con el ánimo de decirles qué hacer, sino de proveerles recomendaciones y de que ese país tenga acceso a una red de expertos para implementar de una mejor manera su experiencia .

¿Cómo evaluarán el cumplimiento de esas recomendaciones?

Habrá interacción permanente con Colombia y depende de qué tanto quiera avanzar el país en su implementación. Tendríamos que evaluar con nuestros colegas colombianos qué tanto vamos a trabajar conjuntamente. Va a haber más visitas, tanto de nosotros como de Colombia a la OTAN. Vamos a organizar talleres específicos y seminarios que se enfocan en áreas específicas, y ahí es cuando vamos a poder evaluar el éxito.

¿Las transformaciones en las Fuerzas Armadas con miras a un posconflicto están relacionadas con el trabajo que se desarrolla con la OTAN?

Ese proceso comenzó en 2013, entonces no es un resultado de lo que se acordó en La Habana, pero sí tiene conexión. Lo que vemos es el compromiso y deseo de transformar las Fuerzas Armadas de tal manera que puedan darle una oportunidad a Colombia para ser activa en el escenario internacional en una etapa futura donde ya esté en el posconflicto.

últimas noticias