Navi Pillay exalta grupo de víctimas que viajó a Cuba

En una columna publicada por la revista Semana la alta comisionada de Paz aseguró que el proceso de paz colombiano puede convertirse en un ejemplo para el mundo.

En la noche de este viernes la alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Navi Pillay, quien está a punto de terminar su misión en el organismo internacional, aseguró que el proceso de paz colombiano puede convertirse en un ejemplo para el mundo.

De igual forma, sostuvo que la idea de que viajen las víctimas del conflicto puede colaborar a establecer medidas efectivas para resarcir los daños ocasionados por el conflicto.

“Ahora que el período de mi mandato como Alta Comisionada está por finalizar, quiero resaltar los importantes e innovadores esfuerzos que las partes en la negociación de paz en Colombia están realizando para responder a las violaciones masivas a los derechos humanos del pasado. El primer grupo de víctimas está en este momento en La Habana, Cuba, para ser escuchadas por los negociadores de paz del Gobierno colombiano y de la guerrilla de las Farc. El testimonio directo de las víctimas, antes de la construcción de los mecanismos que les empoderarán para responder a su sufrimiento, no tiene precedentes”, dijo.

Y puntualizó, en que si bien hay críticas por la selección de las víctimas que viajaron a Cuba, “La selección de 60 víctimas de un total de más de 6.5 millones de víctimas oficialmente registradas como tales es una tarea hercúlea. Estadísticamente hablando, con un número tan pequeño de víctimas, sería imposible seleccionar una muestra representativa de la amplísima diversidad de violaciones y perpetradores. Este argumento no debe socavar el momento histórico e inédito para Colombia y para el mundo”.

La funcionaria internacional asegura que jamás las víctimas y los ciudadanos pudieron aportar a un proceso de paz, “además de las 12 personas que están hoy en La Habana, los y las colombianos pueden enviar sugerencias a los negociadores a través de la web, plantearlas en foros regionales y nacionales oficiales, presentarlas a través de foros no oficiales y expresarlas en otros esfuerzos complementarios como las encuestas”.

Pillay sostiene que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos Humanos siempre estará dispuesta a facilitar su ayuda en el proceso de paz colombiano, “no es ingenuo concebir una auto-evaluación clara, que incluya reflexiones sobre los errores que se han cometido y las soluciones requeridas para remediarlos. En Sudáfrica, mi país, hicimos justamente eso y echamos abajo las creencias generalizadas y frecuentemente falsas”.

Por último, asegura que Colombia “puede convertirse en un modelo para los países que están debatiéndose con temas de paz, verdad, justicia y reconciliación. Y sin duda se ha convertido en un modelo de cooperación para la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”.

 

últimas noticias

Montes de María, una paz territorial sin prisa