"No faltarán los saboteadores de la paz": Enrique Santos

El hermano del presidente, quien ha sido uno de los principales aliados de la paz desde la sombra, afirma que es un acuerdo que bien negociado que tiene un costo mínimo frente al fin de 50 años de guerra

Uno de los personajes más importantes del proceso de paz es el hermano del presidente Juan Manuel Santos, Enrique Santos, quien aunque no formó parte del equipo negociador, siempre estuvo cerca de la negociación e incluso su apoyo fue fundamental para destrabar los acuerdos cuando las posiciones resultaban irreconciliables. Con voz clara, advirtió que ahora que arranca campaña por el plebiscito, no faltarán los agoreros de la mala suerte que atacarán lo negociado.

Enrique Santos señaló que se trató de un buen acuerdo en el que los negociadores cedieron pero que la retribución es inmensa pues se trata del final de 50 años del conflicto. “Yo creo que es un costo mínimo, recuerde lo que se le entregó al M -19 o al EPL. Ellos no van a firmar un acuerdo para irse a la cárcel. Me parece que es un costo mínimo y el que no entienda eso tiene una mentalidad muy mezquina”.

El hermano del presidente Santos advirtió que las Farc son una organización político militar, que esperaban imponerse por la fuerza pero se dieron cuenta que eso nunca iba a pasar. Ellos en los procesos de paz siempre han manifestado su interés de participar en política y eso lo que finalmente se logró.

“Es posible que les vaya muy mal en política sin armas, hay que darles la oportunidad de que hagan esa elección y garantizarles unas curules, porque no podemos permitir un revés político, porque eso los podría llevar de nuevo a las armas de nuevo”, afirmó Santos.

Frente a los críticos, que calificó como “agoreros de la mala suerte”, haciendo referencia clara a la oposición al acuerdo, encarnada en expresidente Álvaro Uribe Vélez y su partido el Centro Democrático  dijo que “ellos tienen unos preconceptos asombrosos, lo que se ha logrado es muy importante para el país. Tendrán que ser las imágenes de las Farc entregando las armas y participando en política lo que los convencerá. Eso entrará por los ojos, porque por la mente no les entra nada”.