Opinión: Rosaura, la puta del Catatumbo

Desde Cúcuta, los fines de semana, muchas mujeres suelen ir a los pueblos cocaleros del Catatumbo a prestar servicios sexuales. Son mujeres bellas, la mayoría: madres luchadoras por sus hijos, que condicionadas por la necesidad se aventuran a vender su cuerpo en la selva.

/El Espectador