Países garantes piden a Gobierno y Farc decretar cese al fuego bilateral

Se conoció una misiva desde Cuba donde se adelanta la negociación.

Archivo EFE

Los países garantes del proceso de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc pidieron este martes a las partes establecer un acuerdo de cese al fuego bilateral.

En una comunicación leída por los voceros de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile consideran necesario el pacto para acabar con las hostilidades de manera definitiva. 

Hacemos un llamado urgente a las partes al desescalamiento urgente del conflicto armado. Instamos a las partes a restringir al máximo las acciones de todo tipo que causan víctimas y sufrimiento a Colombia e intensificar la implementación de medidas de construcción de confianza”, señaló.

A juicio de los garantes, estos pasos son imprescindibles para garantizar las condiciones y el clima propicio que permitan lograr acuerdos sobre las cuestiones pendientes de la agenda de conversaciones.

El pasado fin de semana, el jefe negociador en La Habana, Humberto De la Calle, dijo: “Nosotros hemos dicho: cese del fuego bilateral y definitivo, pero no solo del fuego sino también de las hostilidades, la extorsión el narcotráfico. Eso sí: en condiciones de seriedad y de verificación. Mi respuesta a las Farc es: si lo que están buscando con estos atentados es un cese del fuego mal hecho —como en el juego infantil llamado “estatua”, en que el otro tiene que quedarse quieto—, no lo vamos a hacer. No habrá cese del fuego estatua. Entre otras cosas porque aquí hay otras fuentes de violencia, distintas a las Farc, y no podemos decirle a la Fuerza Pública que se esté quieta. Si quieren un cese del fuego, el Gobierno está dispuesto a anticiparlo, para lo cual son fundamentales las zonas de concentración. Ese es el camino”.

Y agregó: “Al principio la posición del Gobierno era que el cese del fuego solo ocurriría con el acuerdo. En ese punto hemos cambiado. Estamos dispuestos a aceptar un cese del fuego, aun antes de la firma de un acuerdo, en la medida en que sea serio, bilateral, definitivo y verificable, siempre y cuando tengamos la garantía de que ellos asumen su responsabilidad en materia judicial y verificación nacional e internacional. Que no conviertan esto en una especie de payasada. Las experiencias del pasado, en esa materia, son pésimas”.