La paz está en marcha, falta el Eln

La excongresista defiende a capa y espada la negociación con las guerrillas y lanza dardos al procurador y al jefe liberal, Simón Gaviria.

Piedad Córdoba sostiene que al movimiento Marcha Patriótica no le interesa participar en las elecciones y que sólo busca trabajar por la paz del país. / Gustavo Torrijos
Piedad Córdoba sostiene que al movimiento Marcha Patriótica no le interesa participar en las elecciones y que sólo busca trabajar por la paz del país. / Gustavo Torrijos

Hoy 9 de abril, cuando se cumplen 65 años de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, en el país se ha convocado a una marcha en la que participarán diferentes sectores. El principal objetivo de todos aquellos que saldrán a las calles es rodear el proceso de paz, condenar la violencia y acompañar a las víctimas del conflicto. La exsenadora liberal Piedad Córdoba es una de las principales protagonistas de la manifestación de hoy. El Espectador habló con ella sobre la paz, el Partido Liberal y su situación política.

¿De quién fue la idea de la marcha de hoy?

Desde que el presidente Santos habló de paz, pensé en que era importante que la sociedad participara y por eso era clave la movilización. Hace un año lo propuse, pero no había condiciones. Y en un análisis de hace unos meses propuse que el 9 de abril marcháramos en conmemoración del asesinato de Gaitán. Es el día de las víctimas, es el de la memoria, de 65 años de guerra que ha vivido este país y que debe terminar para que sea el país del buen existir.

¿Cuánta gente esperan hoy en la marcha?

Pensábamos que iban a llegar 150.000 personas, pero van a ser más de 200.000. Sólo Antioquia trae treinta buses y de la Costa Caribe vienen por lo menos unas 15.000. Están participando Marcha Patriótica y Congreso de los Pueblos, habitantes rurales y de las ciudades.

Cada sector va a marchar con diferentes propósitos. ¿Cuál es el de ustedes?

Todos creemos que la paz es un derecho y queremos expresarle al país y a la comunidad internacional el interés y la necesidad de que no se puede levantar nadie en el proceso de La Habana, que se requieren acuerdos de conversación con el Eln y el Epl.

Cada vez que hay una movilización de Marcha Patriótica el gobierno, en cabeza del ministro de Defensa, dice que detrás de todo están las Farc. ¿Cómo terminan marchando juntos ahora?

Porque a veces aquí hay muchas expresiones de boca para afuera que obedecen más a otros intereses que a lo que todos buscamos, que es la paz.

La gente igual tiene dudas de cómo se financia Marcha Patriótica y de qué esta viviendo usted.

Todas y todos ponemos. Yo aporto de mi pensión y de mis asesorías, trabajo, y tengo forma de vivir. Sobre la financiación de Marcha Patriótica, la invito a ver todas las organizaciones que hacen parte de ella. Todas éstas ponen recursos para que esto pueda funcionar. Todas y todos ponemos, cada quien lo que puede. Esa forma de solidaridad pocos la conocen. En esta oportunidad les he tocado la puerta a los que son cercanos del Partido Liberal que nos pueden ayudar para que nos financien algunos buses. La Alcaldía de Bogotá hace lo propio.

Hoy el liberalismo es el partido de gobierno. ¿Quiere decir que están trabajando con ellos?

Si el presidente convocó a los gobernadores y alcaldes, hay algunos de ellos que son amigos y les solicitamos que nos ayuden. Pero no se puede decir que esa sea una política generalizada. Esto es cuestión de la paz, que en un ningún momento pasa por los partidos políticos.

Ya que hablamos de partidos, ¿cómo es su relación actual con el Partido Liberal? En este mismo espacio se lo pregunté a Simón Gaviria y me dijo que no tenía la menor idea.

Porque él no es un político de carrera, sino un político a la carrera. Y no es un militante del liberalismo, sino un bendecido del liberalismo. Él no tiene idea de qué significan los estatutos para quienes hicimos un proceso durante más de tres años por todo el país y que logramos obtener dos millones seiscientos mil votos para que fueran aprobados por toda la militancia del país y lograr tener unos estatutos que tuvieran lo que ya no tiene el Partido Liberal y que se expresa en nuevos movimientos sociales.

No me respondió si está usted o no en el Partido Liberal...

Soy liberal, y además soy de las que tienen número de carné, porque el partido somos nosotros. Lo que sucede es que nos lo arrebataron a través de triquiñuelas legislativas, violando la ley y los estatutos. Por eso hay varias demandas, incluso una ya admitida por el Consejo de Estado. Aspiramos a que esas demandas tumben todo lo que hicieron en ese conciliábulo de hace año y medio, en donde modificaron los estatutos perdiendo el ideario liberal de las libertades, de la justicia. El partido que nosotros defendimos y plasmamos en unos estatutos y en donde reconocemos lo que fue Gaitán dentro de la colectividad ya no existe. ¿O el Partido Liberal va a hacer algo hoy? ¿O ha hecho algo?

¿Se refiere a la comida de la semana pasada?

Es la sociedad la que tiene que rodear el proceso. Y son los partidos los que se tienen que ganar la credibilidad y el apoyo de la sociedad para que sean voceros legítimos de la defensa de la paz.

¿Usted cree que realmente Simón Gaviria es el que está haciendo todos esos movimientos dentro del Partido Liberal o es su papá?

Es un conjunto de cosas. Obviamente el presidente Santos está gobernando con el expresidente Gaviria, eso es innegable; además de tener una audiencia y una conjunción ideológica. A veces uno siente que hay carreras de personas, el partido no es un partido sino una cámara en donde los monarcas dicen quién sigue en turno y los demás lo único que tenemos que hacer es aplaudir.

¿Usted no ve a Marcha Patriótica con intereses electorales en los próximos comicios?

Con el sistema electoral que hay, no. No participaremos jamás en eso, porque es una caricatura que quiere legitimar una democracia de opereta que realmente no existe. Hay una columna de Rodrigo Lara en este periódico que se titula “Las cuatro formas de robarse unas elecciones”. Lo dice un hombre del establecimiento, ¿qué podremos decir nosotros que toda la vida hemos estado en la oposición?

Es decir, ¿no participarán en las próximas elecciones?

No, porque no tenemos garantías para hacerlo. Cuáles vamos a tener si nosotros permanentemente recibimos los riflazos del gobierno. Hay programas de radio dedicados a decir que somos terroristas, como los de Fernando Londoño, y los canales de televisión nos estigmatizan permanentemente. Es decir, que no hay garantías y mucho menos cuando sabemos cómo se las roban.

Sin embargo, vemos al Polo Democrático opacado en el escenario de la oposición
Me da mucha tristeza lo del Polo, porque expulsar al Partido Comunista por participar en un proceso como el de Marcha Patriótica es desconcertante. Se supone que los de izquierda somos librepensadores, trabajamos por la formación de pensamiento crítico y tenemos una militancia a prueba de muchas cosas. Fuera de ello tenemos una actitud dirigida hacia la unidad y la búsqueda de un poder que queremos para transformar el país.

¿Y están dispuestos a recibir a los desmovilizados de las Farc para hacer política?

Esa pregunta es para poder decir después: “¿ve que sí son de las Farc, ve que sí son terroristas?”. Sin embargo, si estamos en un proceso de paz tenemos que estar pensando y trabajando en qué va a pasar con la gente que va a dejar de una vez por todas las armas. Así que personalmente no le veo ningún problema y si eso fuera posible no solamente con las Farc, sino también con el Eln y el Epl. Y eso dependerá de sus apuestas organizativas y los movimientos o partidos que quieran construir.

Poco se sabe de las negociaciones en La Habana. ¿Usted cómo cree que van avanzando?

¡Están andando! Hay acercamientos y diferencias, eso es lo que se percibe. Lo importante son los debates profundos en un país de 65 años en guerra. Se requiere que se inicie un proceso con el Eln y el Epl.

Usted propuso alargar el período presidencial seis años, idea que hoy parece improbable, así que lo más factible es que haya reelección de Santos. ¿Desde Marcha Patriótica estarían dispuestos a apoyarla?

Nosotros ya dijimos que no participábamos en elecciones, nuestro problema no es la coyuntura electoral.

Pero ustedes movilizan gente y así mismo envían un mensaje…

¡Para que se vote no! Esa no es nuestra preocupación.

¿El proceso de paz depende de la reelección de Santos?

No.

¿Así que el proceso podría finalizar antes de terminar este gobierno?

El problema no es el tiempo, sino los temas y los contenidos de los acuerdos. Eso no se despacha de fondo con la celeridad de unos meses en que se entra en una campaña electoral.

Si bien entiendo que el problema no es de tiempo, ¿si no se da una reelección de Santos es posible que sigan las negociaciones?

Eso depende del candidato que esté, dependerá de qué le planteen al país, que tal vez será un armisticio sin justicia social. Siendo muy objetiva, no creo que ninguna de las guerrillas se someta a eso. El ruido de la reelección es muy grande, el presidente no puede decir que en este período se sienta con las Farc y deja al Eln para el segundo mandato; eso no es ético con el país.

¿Cree que el presidente Santos está calculando las cosas así?

Uno lo deduce porque la disposición del Eln es manifiesta, nombraron sus delegados y llevan seis meses esperando. Nosotros no estamos diciendo que nos diga si se va a reunir mañana con ellos o no. Pero se requieren actuaciones más concretas.

¿Es decir, que para usted el hecho de que no se tenga un acercamiento entre el gobierno y el Eln se debe a que el presidente no ha querido?

Hay que preguntarle al presidente por qué no lo hace o por qué no lo quiere hacer. No significa que yo esté interesada en que me meta en el proceso del Eln. Simplemente queremos y exigimos que el Eln entre ya. Si hay tanta presión por el tiempo de la paz, ¿por qué no entra el Eln?

 

 

últimas noticias