“Con la paz, me parece que los dioses iluminaron a Colombia”: Mujica

El expresidente uruguayo será el gran ausente a la firma del fin del conflicto. No obstante, dejó claro que viene un camino difícil, que nunca será perfecto, pero que siempre hay que dejar un mejor camino para las generaciones venideras.

“Es natural que existan miedos. Es natural que haya víctimas, que sienten dolor y que tienen sed de justicia. Donde hubo dolor hay quemaduras, pero el destino y el pueblo debe ser la prioridad, porque si no el cobro de cuentas no termina. Hay cosas que no tienen reparación, yo fui torturado, tuve que aprender que hay que cargar con dolores y que nadie nos va compensar, sin embargo hay que seguir andando porque todos los días amanece”, con estas palabras el expresidente de Uruguay Pepe Mujica celebró la firma del fin del conflicto con las Farc en La Habana. (Vea aquí el especial "Callaron los fusiles")

Mujica era uno de los invitados de honor a Cuba en gran medida porque ha sido un defensor incondicional de la paz y hasta prestó sus buenos oficios para acercar a las Farc y al Gobierno en momentos en que la negociación pasaba por malos momentos. No puedo ir, pero con su historia de exguerrillero que logró llegar a la presidencia, deja claro que lo que viene no es fácil pero que hay que apostarle a la paz, esa paz de la cual concluye que es simplemente respetar al otro, respetar la diferencia.

“De todas maneras pienso que van a surgir obstáculos porque es inevitable, pero hay que levantar la cabeza y mirar al horizonte, no tirarle más problemas a los que van a venir sino tirar esperanza, porque la frustración de nuestro momento no puede afectarles a ellos. Colombia es un país portentoso con un pueblo maravilloso y ojalá que haya un reencuentro de la sociedad colombiana. Significa aprender a respetarse con diferencias, pero se puede andar juntos a pesar las diferencias”, afirmó Mujica en la emisora BluRadio.

También mandó un mensaje claro a las Farc ahora que decidieron silenciar los fusiles: “yo no fui presidente por ser un guerrillero Tupamaro en la década del 60. Salí presidente porque fui diputado, pelee por los dolores de mi pueblo, me ocupe del presente, de las necesidades de la gente y por eso me empezaron a respetar”, en una clara invitación a empezar a construir desde la paz en la que agregó que “si se quedan atrincherados hablando de los fantasmas del pasado, se van a quedar en el pasado, deben construir para adelante, no se vive desde el pasado”.

Mujica dejó su silla vacía en el pomposo evento de La Habana, pero es claro que es un aliado de la paz, que trabaja en ella no solo para Colombia sino para Latinoamérica y como manifestó, “con la paz, me parece que los dioses iluminaron a Colombia, los quiero mucho”.

Nos viene bien un poco de más justicia, aunque nunca será perfecto, pero podemos dejar un escalón mejor para el porvenir. Si se quedan atrincherados hablando de los fantasmas del pasado se van a quedar en el pasado, deben construir para adelante, no se vive desde el pasado”.

 

últimas noticias