"La paz no se negocia con monjitas de la caridad, sino con criminales"

El vicepresidente Angelino Garzón defendió una vez más el proceso que se adelanta con las Farc en La Habana.

Este martes el vicepresidente Angelino Garzón defendió una vez más el proceso de paz que adelanta el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, en La Habana, para acabar con el conflicto armado en Colombia.

El alto funcionario señaló que el ritmo de las negociaciones no muchas veces cumple con las expectativas que se esperan, debido a que se está negociando con criminales y no con monjitas de la caridad.

“Este no es un diálogo con monjitas de la caridad, es un diálogo con ilegales que saben muchas cosas y no se han pasado 50 años rascándose la barriga sin hacer nada. Han pasado 50 años dedicados a hacer maldades”, dijo Garzón.

El vicepresidente entregó estas declaraciones en la apertura de la décima octava Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se realiza en la ciudad de Medellín.

Garzón declaró además que la violencia está afectando la productividad y la competitividad de las empresas, por lo señaló que es necesario que todos los colombianos apoyen la iniciativa del Gobierno de firmar una paz estable y duradera.

Resaltó la determinación política del presidente Juan Manuel Santos de mantener el diálogo con la guerrilla y procurar que antes del 31 de diciembre de este año esté construido el acuerdo de paz.

Finalmente, el funcionario lamentó que algunos sectores políticos estén interesados en lanzar presagios malos sobre el proceso de paz y desprestigien los acuerdos hasta ahora alcanzados luego de más de un año de conversaciones.
 

 

últimas noticias

(Opinión) Medellín sí tiene memoria