Política agraria, cerca de un acuerdo en proceso de paz

Este miércoles inicia la novena ronda de diálogos entre Farc y Gobierno. Presidente Santos pidió a su equipo negociador traer el primer acuerdo firmado.

‘Jesús Santrich’, uno de los jefes negociadores de las Farc, publicó un fuerte comunicado contra Restrepo, en el que afirma que al minagricultura no se le puede decir “pastorcito mentiroso” porque “sus palabras no encierran mentiras inocentes
‘Jesús Santrich’, uno de los jefes negociadores de las Farc, publicó un fuerte comunicado contra Restrepo, en el que afirma que al minagricultura no se le puede decir “pastorcito mentiroso” porque “sus palabras no encierran mentiras inocentes. /AFP

A pocas horas de que se inicie una nueva ronda de diálogos entre el gobierno Santos y la guerrilla de las Farc en La Habana (Cuba), crecen las expectativas por la firma del primer acuerdo en la mesa de negociación referente a la política de desarrollo agrario. Y según ha trascendido en los medios de comunicación, se dice que ya habría un consenso sobre ese primer punto y que en diez días, cuando se tiene previsto concluir la ronda, o incluso antes, saldría humo blanco.

A pesar de que el presidente Santos explicó que le había dado instrucciones concretas a su equipo negociador para agilizar los diálogos y concretar un acuerdo en ese primer punto, también sostuvo que uno de los principios básicos del proceso ha sido que “nada está acordado hasta que todo esté acordado” y anotó que “divulgar información sobre acuerdos parciales de las negociaciones de paz sería conveniente para los enemigos del proceso”.

“Los acuerdos parciales pueden ser fácilmente manipulados e interpretados en forma equivocada para envenenar el proceso, como está sucediendo. El solo hecho de hablar de algún tema, muchos lo manipulan, lo toman y lo tergiversan”, advirtió el jefe de Estado.

Pero más allá de esto, la salida del ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, ha sido asumido por muchos como un mensaje de que las cosas vienen avanzando por buen camino, ya que éste había dicho hace algunos meses que seguiría en el Gobierno hasta que se logrará un acuerdo en el tema de su competencia. Sin embargo, el ministro Restrepo se ha ganado la animadversión del equipo negociador de la guerrilla, que lo sigue calificando como “enemigo de la paz”.

Incluso hoy, ‘Jesús Santrich’, uno de los jefes negociadores de las Farc en La Habana, publicó un fuerte comunicado contra Restrepo, en el que afirma que al minagricultura no se le puede decir “pastorcito mentiroso” porque “sus palabras no encierran mentiras inocentes. Sus argumentos obedecen al desenvolvimiento de planes bien diseñados en el marco de la guerra de baja intensidad y de la guerra psicológica que adelanta el régimen contra la insurgencia colombiana”.

Por eso, en los mentideros políticos hay quienes rumoran que la renuncia de Juan Camilo Restrepo no tiene que ver con los avances en la mesa de diálogos sino más bien con lo contrario: que se requería de su salida del gabinete por el fuerte enfrentamiento que ha venido sosteniendo con las Farc. Y hasta se ha llegado a decir que el contrapunteo con la insurgencia zanjó irreconciliables diferencias con el jefe de Estado.

Sin embargo, el mismo Restrepo, en entrevista con Blu Radio, dijo que permanecerá en el cargo hasta que el presidente Santos le acepte la renuncia y explicó que no sólo no ha sido enemigo de la paz sino que ha apoyado irrestrictamente el proceso, y que hoy tiene tres de sus asesores principales a la mesa de diálogo en La Habana para coordinar el tema de desarrollo social y política agraria.

Asimismo, aseguró que las Farc tienen que admitir “tarde o temprano”, que fueron victimarios, porque existen 12.000 reclamaciones de tierras en las que las víctimas aseguran que la guerrilla ha sido la responsable del despojo. Restrepo concluyó diciendo que es “racionablemente optimista” en cuanto al tema agrario en la actual mesa de diálogos.

Así es que el país espera que en los próximos días los miembros de los equipos negociadores del Gobierno y las Farc den un parte de tranquilidad y anuncien que el primer punto de la agenda de negociación, al que los violentólogos han caracterizado como la raíz de la guerra en Colombia, sea superado.

A la vez hay expectativa sobre el rumbo de la cartera agropecuaria del gobierno Santos que, como ya es un hecho, vivirá un revolcón en los próximos días. Mejor dicho, tanto en La Habana como en Colombia el problema hoy es el tema de la tierra.