Santos donará dinero del Nobel de Paz para reparar a las víctimas

Desde Bojayá, donde participó de una liturgia dominical, el presidente recibió de manos de las víctimas una réplica del Cristo Mutilado, “tan importante como el Nobel” según el mandatario.

Presidencia.

En una emotiva ceremonia litúrgica en la iglesia San Pablo Apóstol en Bojayá (Chocó), amenizada además por las cantaoras y alabadoras que participaron de la firma de la paz en Cartagena el pasado 26 de septiembre, este domingo el presidente Juan Manuel Santos anunció que donará los recursos fruto del Nobel de Paz con el que será galardonado para reparar a las víctimas del conflicto. (Lea: Santos participará de misa en Bojayá con sobrevivientes de la masacre)

Según explicó el mandatario, tras entablar una reunión con su familia, acordó donar lo que recibirá –alrededor de 2.500 millones de pesos– para obras, fundaciones y programas relacionados con las víctimas y la reconciliación. (Lea: Sí, el Nobel de Santos fue político)

Santos –quien estuvo acompañado por su familia, por el vicepresidente Germán Vargas Lleras, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, entre otros altos funcionarios– recibió de los sobrevivientes de la masacre de Bojayá una réplica del Cristo Mutilado que simboliza uno de los episodios más trágicos de la guerra en Colombia: la muerte, hace 14 años, de 119 personas que se resguardaban en una iglesia que fue alcanzada por un cilindro bomba.

“Este Cristo Mutilado es tan importante para mí como el Nobel de paz, pues lo recibo como un mandato para continuar buscando y consolidando la paz”, declaró Santos. (Lea: El cuerpo mutilado de Bojayá)

Durante la liturgia dominical, el padre Antún Ramos Cuesta, actual administrador de la Diócesis de Quibdó, se refirió al Nobel de Paz y sostuvo que es un galardón que las víctimas también sienten como de ellas.

“Este Nobel lo sentimos nuestro, de nosotros las víctimas, que estamos en el centro del conflicto (...) Nos enorgullecieron las marchas en diferentes partes del país para pedir por nosotros. Fueron personas que sin conocernos, sin conocer los embates de la guerra, dicen la paz es el camino”, sostuvo el padre Antún.

En su intervención al final de la ceremonia, Santos destacó a las cantaoras –indicándoles lo famosas que se convirtieron por cuenta de su emotiva participación en la firma de la paz– y aseguró que decidió escoger Bojayá como la primera población donde llevaría a cabo un acto público tras ser galardonado con el Nobel por el significado que tiene para las víctimas.

“Vine porque quise, después de haber sido anunciado el premio Nobel, compartirlo con ustedes porque simbolizan lo que ha sido la guerra en Colombia (...) Las victimas me han dado una gran lección de vida, me han enseñado que la capacidad de perdón y reconciliación puede vencer la capacidad de odio y sed de venganza”, manifestó el primer mandatario.

Ante las víctimas de la masacre de Bojayá Santos aseguró que no se va a rendir en la búsqueda de la paz y señaló que símbolos como el Cristo Mutilado y el Nobel de Paz le dan razones y energía para persistir en la reconciliación y el fin del conflicto.

“Persistiré para poner en marcha el acuerdo que se firmó en Cartagena, haciendo los ajustes necesarios de quienes se oponen. Su observaciones las escucharemos con los corazones abiertos y con toda voluntad”, precisó Santos.