Santos, con nombre propio, acusó a Uribe de querer envenenar proceso de paz

El presidente señaló que su antecesor es irracional, al querer hacer ver un atentado que nunca existió en contra del gobernador de La Guajira.

El presidente Juan Manuel Santos denunció un proceso de sabotaje en contra del proceso de paz que adelanta en La Habana (Cuba) con las Farc.

Según él, hay quienes quieren hacer ver unos acuerdos inexistentes para terminar afectando el proceso que se adelanta con la guerrilla.

Esto que están diciendo que ya entregamos las reservas campesinas para que las manejaran las Farc eso es puro cuento”, señaló el Jefe de Estado.

Además, insistió en que “se están inventando todo tipo de historias para tratar de envenenar” los diálogos que han venido avanzando desde noviembre pasado.

En el mismo sentido, acusó con nombre propio al expresidente Álvaro Uribe Vélez de querer “envenenar” el proceso.

“Esta mañana y ya lo tengo que decir con nombre propio porque él fue quien respondió, el presidente Uribe en la radio dijo que sí hubo un atentado contra el gobernador de La Guajira (…) es increíble que sigan insistiendo en ese tipo de manipulaciones de la información para crear efectos políticos”, aseguró. (Lea más sobre la denuncia de Uribe sobre el supuesto atentado).

Para el Jefe de Estado, los ataques de Uribe ya están colmando la paciencia de los ciudadanos. (Escuche la declaración de Santos)

Es una manipulación realmente irresponsable que afecta a nuestras Fuerzas Armadas y la paciencia de los colombianos”, manifestó desde la Casa de Nariño.

De otro lado, le ratificó a la guerrilla que no habrá ningún cese al fuego o tregua de parte del Gobierno en medio del proceso de paz.

Para el Jefe de Estado es claro que no debe ceder ante algunas pretensiones de las Farc.

Les he dicho (a las Farc), ustedes quieren cese al fuego, acordemos rápido porque no se trata de prolongar el conflicto, se trata de terminarlo lo más pronto”, manifestó.

Y concluyó: “Nada está acordado, hasta que esté acordado”.

 

últimas noticias

El difícil camino de la FARC al Congreso

Opinión: ¿Qué hay detrás de Hidroituango?