Santos sigue optando por una táctica de dilatar: ELN

El comando central de esa guerrilla acusó al presidente Santos de incumplir lo acordado y dejó entrever una propuesta para vincular el secuestro con el delito político.

Archivo

En un extenso editorial publicado en la Revista Insurrección, órgano de comunicación de Ejército de Liberación Nacional (ELN), el comando central de esa guerrilla se preguntó sobre la posibilidad del inicio la mesa pública de negociaciones con el Gobierno, hecho que está previsto para el primer mes de 2017, pero cuya instalación parece ponerse turbia.

La guerrilla señaló que la congelación del inicio de la fase pública de las negociaciones se debió a la exigencia unilateral del Gobierno de liberar a las personas que, según ellos, están “retenidas”, y acusan a Santos de poner condiciones que impiden cumplir con los puntos que se habían acordado inicialmente. (Lea: Restrepo advierte que no habrá fase pública con el ELN hasta que liberen a Odín Sánchez)

“Es evidente que el Gobierno manipula versiones ante la opinión pública e incumple todo lo pactado. En últimas, Juan Manuel Santos sigue optando por una táctica de dilatar, desgastar e incumplir para renegociar lo acordado”, señala el editorial.

Recordaron también que en lo pactado el pasado 6 de octubre estaban las liberaciones humanitarias de lado y lado, como un gesto de voluntad política, sin embargo, explica el ELN, los guerrilleros que fueron postulados para el indulto fueron rechazados por el Gobierno, amparados en la Ley 418 de 1997 y que este propone que quienes sean indultados sean “prisioneros políticos” que hayan sido condenados sólo por rebelión simple y que estén próximo a cumplir la pena”.

El grupo guerrillero arguye que las llamadas “retenciones” son acciones políticas y económicas que son ejecutadas en contra de personas que, aunque son civiles, hacen parte del conflicto y que, además, van contra personas que no solo financian la guerra sino que se dedican, por ejemplo, a la extracción indebida de recursos naturales y al manejo corrupto de los bienes del Estado.

“Los beneficios económicos obtenidos de una retención no paran en las arcas personales de quienes directamente la ordenan o la ejecutan (…) son centralizados al ELN y son por consiguiente utilizados para financiar la rebelión”, señala la comunicación, y deja entrever una propuesta para que para vincular el secuestro con el delito político.

Uno de los puntos álgidos, que han trabado el inicio de la fase pública de negociaciones entre el Gobierno y el ELN, ha sido la liberación del excongresista Odín Sánchez, quien se encuentra en poder de la guerrilla desde hace más de medio año, y cuya liberación ha sido anunciada por ese grupo en varias ocasiones, pero no se ha concretado.

En días anteriores, Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador del Gobierno, señaló que el próximo 10 de enero se empezará a definir qué sucederá con la mesa de diálogos, recordó que la liberación de Sánchez es un inamovible para dar inicio a la negociación y advirtió, además, que la puerta para una salida negociada al conflicto con el ELN no estará abierta de manera indefinida.