Santos suspende bombardeos aéreos a campamentos de las Farc

El mandatario advirtió que este tipo de acciones sólo se realizarán por orden explicita del Presidente.

El presidente Juan Manuel Santos, anunció que a partir de la fecha serán suspendidos los bombardeos aéreos a campamentos de las Farc. Sin embargo, advirtió que ante eventuales ataques aéreos, sólo podrán ser autorizados por orden explicita del Presidente.

He ordenado suspender a partir de hoy bombardeos aéreos a campamentos donde haya concentración de las Farc y a partir de la fecha, este tipo de bombardeos solo se pueden realizar con orden explicita del presidente. Esta decisión será efectiva si los campamentos están alejados de los cascos urbanos y no constituyen amenaza para la población civil”, dijo el mandatario en Cartagena, durante la ceremonia de conmemoración de la Armada Nacional.

Señaló que tal determinación fue tomada para ir desescalando el conflicto y “dada la declaración que hizo el enemigo, las Farc, la declaración unilateral de cese al fuego por parte de las Farc”.

El gobierno de Santos y las Farc, que iniciaron un cese al fuego unilateral el pasado lunes, mantienen conversaciones de paz desde noviembre de 2012 en Cuba.

En marzo el mandatario había ordenado un cese de bombardeos contra las Farc que, sin embargo, fue levantado en abril luego que la guerrilla diera muerte a 11 militares en un ataque en el municipio de Buenos Aires (Cauca), lo que causó una aguda crisis en las conversaciones que se sostienen en La Habana.

El presidente indicó que “vamos a reunirnos periódicamente durante estos próximos cuatro meses para evaluar el cumplimiento del cese unilateral de las Farc”.

Dijo que con base en ese cumplimiento podrían tomarse "medidas adicionales de desescalamiento" e hizo énfasis en la importancia del "cumplimiento de la intención de acelerar las negociaciones sobre los asuntos que todavía faltan en la agenda predeterminada”.

Durante el anuncio el Presidente señaló que desescalar el conflicto quiere decir “apagar poco a poco el fuego” y que ello significa “menos muertos, menos sufrimiento, menos víctimas”.

Agregó que cuando los procesos se acercan a su fin “hay que ir cambiando las estrategias, ir cambiando la mentalidad, ir cambiando el comportamiento”.

"Tenemos cada vez más cerca la oportunidad de acabar con el conflicto armado en Colombia” y añadió, por último, que “esta última oportunidad no la podemos desperdiciar".