Santos y Uribe mantienen desacuerdos sobre paz tras reunión con papa Francisco

El senador reiteró sus duras críticas al acuerdo de paz con las Farc, mientras que el mandatario colombiano descartó la posibilidad de hacerle modificaciones a lo pactado con la guerrilla.

AFP

Los desacuerdos sobre el proceso de paz colombiano entre el presidente Juan Manuel Santos y su antecesor Alvaro Uribe quedaron intactos este viernes luego de una reunión entre ambos con mediación del papa Francisco en el Vaticano. (Lea aquí: “Nos podemos sentar a dialogar sobre la implementación del acuerdo”: Santos a Uribe)

Lo que hubiera podido ser una jornada histórica para Colombia, concluyó sin la reconciliación entre Santos y Uribe pese a la directa e inédita mediación del pontífice y el Vaticano. (Lea aquí: "Necesitamos su ayuda": Santos al papa durante reunión en el Vaticano)

El ex presidente Uribe reiteró ante el papa sus duras críticas al acuerdo de paz con las guerrillas de las FARC en pos de poner fin a medio siglo de conflicto.
Uribe insistió en pedir más reformas al pacto de paz, cuyas normas aprobadas por el Congreso no pueden ser modificadas por los legisladores.

"No nos pueden imponer todo esto, su santidad", lamentó Uribe.

Coincidiendo con la visita prevista de Santos a la Santa Sede en el marco de una gira europea, el pontífice argentino convocó por sorpresa a Uribe para una reunión conjunta, en un aparente intento de acercar sus posiciones.

Un papa con la paz

El pontífice, que ha respaldado siempre el proceso de paz colombiano, recibió a ambos por separado, y luego juntos y terminó por invitar a los dirigentes al diálogo, según indicó en un comunicado el Vaticano.

"El papa habló de la 'cultura del encuentro' y señaló la importancia de un diálogo sincero entre todos los actores de la sociedad colombiana en este momento histórico", reza la nota vaticana.

Por su parte, el presidente Santos agradeció al pontífice "todos los esfuerzos y gestos que ha tenido para apoyar el proceso de paz" durante el encuentro privado celebrado en la biblioteca del Palacio Apostólico.

"El papa me reiteró el apoyo al nuevo acuerdo de paz, me reiteró el apoyo a la pronta implementación del acuerdo", contó Santos en declaraciones a la prensa.
"Hemos aprendido estudiando los demás procesos en el mundo que es fundamental acordar los tiempos entre el momento en qué se firman los acuerdos y el momento en que se comienzan a implementar", explicó.

Según Naciones Unidas la aplicación de los acuerdos marchan demasiado lento y ello puede generar un peligroso "vacío de poder", según advirtió este viernes el Alto Comisionado de Derechos Humanos.

El flamante premio Nobel de la Paz, que se reunió por tercera vez con el papa, le regaló un "balígrafo", una bala convertida en bolígrafo como el que el 24 de noviembre sirvió para sellar la paz con las  FARC.

Implementar el acuerdo, en vez de reformarlo

También le agradeció al papa "el gesto de haberse prestado" para la reunión con Uribe.

"Le dije al ex presidente Uribe que estamos siempre dispuestos, como lo hemos manifestado en ocasiones anteriores, en seguir dialogando (...)  que podemos ponernos de acuerdo sobre cosas importantes para el país", contó Santos en un encuentro con la prensa.

Uribe, actualmente senador, continúa oponiéndose al acuerdo refrendado hace dos semanas por el Congreso colombiano, a pesar de que el texto fue renegociado con la guerrilla para incluir propuestas de la oposición.

Santos y Uribe han protagonizado un fuerte enfrentamiento en los últimos tiempos, que les llevó a pasar más de cinco años sin encontrarse cara a cara hasta el pasado 5 de octubre, cuando se reunieron para hablar sobre la paz de Colombia tras el plebiscito.

Colombia vive un conflicto armado en el que también han participado otras guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con un saldo de unos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados a lo largo de más de medio siglo.

Con el jefe de gobierno italiano

La penúltima jornada de la gira europea de Santos  concluyó con un encuentro con el nuevo jefe de gobierno italiano, Paolo Gentiloni.

"La experiencia del gobierno Santos es importante: un reformismo con coraje, en sintonía con Italia", aseguró Gentiloni en su primer encuentro oficial como jefe de gobierno en Palacio Chigi.

Italia confirmó su aporte para el desminado en Colombia y contribuye al fondo fiduciario de 95 millones de euros creado por la Unión Europea para el postconflicto.
"Esperamos, dentro de cinco años, después de un gran esfuerzo tener nuestro suelo completamente libre de minas", prometió Santos.

El sábado, Santos recibirá en Asís (centro de Italia), la ciudad de San Francisco, el premio "La Lámpara de la Paz" que otorga la comunidad franciscana, llamado el "Nobel de los católicos", tras lo cual regresa a Colombia.
 

 

últimas noticias