Starbucks, cada vez más cerca de Colombia

La multinacional puso en marcha un centro de apoyo a la caficultura en Manizales (Caldas). Con esto se busca mejorar la vida de los productores y tener más abastecimiento de café de alta calidad.

Starbucks, la cadena de tiendas de café más grande del mundo, cree en que fortalecer su relación con Colombia, como uno de sus principales proveedores de materia prima alrededor del mundo, le garantizará buena parte de su éxito en las próximas décadas. Aunque ya recibe café excelso de Cauca y Nariño, busca contar con más grano de alta calidad.

Como parte de sus planes de expansión por Latinoamérica, mercado del que recibe buena parte del que se sirve a diario en las tiendas de las grandes ciudades del mundo, Starbucks decidió poner en marcha en Manizales (Caldas) el primer Centro de Apoyo al Caficultor del continente. Como este ya existen en Ruanda, Costa Rica, China y Tanzania.

“Colombia es uno de los países con las mejores condiciones para cultivar café. Su clima único y los suelos fértiles hacen que exista mucho interés en desarrollar y ampliar esta relación para utilizar el café de este origen de alta calidad”, dijeron desde Suiza a El Espectador representantes de la compañía.

De la mano de la Federación Nacional de Cafeteros y con el nuevo centro caficultor, Starbucks asegura que tiene por objetivo mejorar la vida de más caficultores y sus familias, así como reducir los impactos ambientales que trae este cultivo.

En este momento, según confirmó una fuente a este diario, el centro cafetero de Manizales ya empezó a trabajar a través de proveedores para así llegarles a los caficultores en las diferentes regiones del país.

Por las veredas de varios municipios cafeteros de Antioquia y Caldas los representantes de Starbucks ya comenzaron a brindarles asesoría técnica a los caficultores con el fin de incrementar la calidad del grano y, por supuesto, su productividad.

También a los productores de las fincas cafeteras de Cauca y Nariño —a quienes Starbucks les compra café excelso pagando una prima de calidad— el centro de apoyo al caficultor les dará apoyo, complementando programas existentes como C.A.F.E. Practices, con el que se busca un equilibrio entre el grano y quien lo produce.

“La misión del Centro de Apoyo al Productor de Colombia es ayudar a los caficultores a mejorar su producción e implementar las prácticas generales relacionadas con los aspectos agronómicos, la transparencia económica y los aspectos sociales y ambientales”, aseguró un directivo de la compañía.

Mario Gómez Estrada, representante del departamento de Caldas ante el Comité Cafetero Nacional, percibe la apertura de este centro cafetero en Manizales como “un cambio de actitud del sector consumidor con respecto al productor. Hace unos años existía la idea de que con el músculo financiero había que apropiarse del mercado”.

En su opinión, a esta compañía de origen estadounidense, que viene tras mayores volúmenes de cafés especiales, hay que venderle el mejor grano. “Ellos van a darles asesoría a los productores. Esto es bastante prometedor, porque redundará en la calidad. Cualquier ayuda que la institucionalidad de los gobiernos no les dan a los productores es bienvenida”.

Tener buenas relaciones con los cafeteros de las diferentes regiones es para la firma un factor fundamental para la sostenibilidad de un negocio que tiene poco más de 17.000 tiendas en 55 países. Tan sólo en Latinoamérica, Starbucks ya cuenta con 560 puntos.

“Los negocios de Starbucks afuera de EE.UU. son una parte esencial del futuro de la compañía. En este, Latinoamérica conserva un papel muy importante”, aseguró Cliff Burrows, presidente de Starbucks para las Américas. “Obtenemos la mayoría de café en Latinoamérica. Nuestra resolución no es sólo expandir nuestras tiendas, sino fortalecer la relación con los caficultores, sus familias y la comunidad”, agregó el directivo.

“Nuestro apoyo integral al caficultor incluye ofrecerles acceso a recursos, información y el capital necesario para mejorar los métodos que propicien la sostenibilidad de sus plantaciones”, explicó Peter Gibbons, vicepresidente ejecutivo de operaciones de la cadena global de abastecimiento de Starbucks.

En materia de expansión de tiendas —la última que se inauguró en la región fue en Costa Rica—, Starbucks todavía no piensa incursionar en Colombia y se concentrará en su expansión por Brasil, México, Chile y Argentina.

¿Un año con menos café?

Según el más reciente informe de la Organización Internacional del Café (OIC), la producción mundial total para el cierre de 2012 se estima en 131,3 millones de sacos del grano, lo que representa una caída de 2,3% frente a 2011. Asegura el estudio que en 2013 el aumento de la producción cafetera brasileña podría equilibrar las cosas. Sin embargo, el consumo mundial se mantiene creciendo a tasas del 2% anual.

En el caso colombiano, la Federación Nacional de Cafeteros espera que la producción del grano ascienda a 8 millones de sacos al cierre de 2012, tratando de responder a la caída que sufrió el sector el año pasado. Con esta se completaron cuatro años de registros por debajo del potencial que tiene el país.

Aunque la producción en Colombia todavía está lesionada y los cafetales están en renovación, Starbucks asegura que “aun durante los períodos difíciles de la economía la empresa continúa comprando cantidades significativas de café de Colombia”.

“Por muchos años Starbucks ha construido y mantenido relaciones muy cercanas con productores en todos los países en los cuales compramos café y no hemos tenido problemas para encontrar el grano que necesitamos. Sin embargo, reconocemos que el consumo creciente de café debe tener un balance con el incremento en productividad en los años venideros”, aseguraron directivos de la compañía.

En el caso de Latinoamérica, la OIC advierte que la producción pasará de 62,1 millones de sacos en 2011 a 59 millones este año. En cuanto a precios, dice el organismo que la variedad arábiga (la que produce Colombia) es la que más ha sufrido inestabilidad en su cotización. “Luego de un ligero incremento al final de junio, los precios registraron los niveles más bajos de los últimos dos años. El promedio mensual fue de US$1,45 por libra en junio”, dice el informe.

Esta situación de volatilidad cafetera y la lenta recuperación de la producción son algunas de las razones por las que el aterrizaje de Starbucks con su Centro de Apoyo al Caficultor busca asegurar el abastecimiento y la mejora en la cosecha. Por ahora, el incremento de 52% en la productividad cafetera nacional durante mayo de este año alivió un poco a los cultivadores y al mercado. No obstante, el país y los clientes del grano nacional siguen con los ojos puestos en mejores resultados.

Los proveedores de la sirena

Starbucks Coffee Company, compañía fundada en Seattle (Washington) en 1971 y que lleva por logo una sirena, tiene actualmente como proveedores del grano tipo arábico a países como Colombia, Guatemala, Nicaragua, Etiopía y Kenia.

Estos cafés, que son seleccionados por el personal de la compañía en los diferentes continentes, pasan a manos de tostadores expertos en los países donde la marca tiene presencia (son 55 naciones, donde existen más de 17.000 tiendas).

Detrás del proceso de producción, la compañía emprendió de la mano con organizaciones y gremios una serie de buenas prácticas con los cafeteros en las diferentes naciones. Éstas se basan en una optimización de los recursos naturales, mejor utilización de fertilizantes, aumento de la producción cafetera y un incremento en la calidad de vida para los cultivadores.

El mundo cafetero en cifras

131,3 millones de sacos del grano es la producción mundial estimada por la Organización Internacional del Café para 2012.

59 millones de sacos sería la producción de café en América Latina para el cierre de este año.

9,9 millones de sacos fueron las exportaciones en mayo de 2012 de los países productores de café en el mundo.

1,57 dólares por libra fue el precio promedio para la libra de café durante junio de 2012.

8 millones de sacos espera producir Colombia este año, luego de cuatro periodos de una caída en la producción.

Temas relacionados
últimas noticias