Subcomisión conjunta de género pide tregua bilateral

Las colectividades le pidieron además al presidente Juan Manuel Santos que acelere los diálogos con el ELN de cara a alcanzar la paz con todos los actores del conflicto armado.

Dirigentes de organizaciones de mujeres de Colombia pidieron este miércoles al gobierno de Juan Manuel Santos que se sume a una tregua por tiempo indefinido de la guerrilla Farc, en una reunión con los negociadores de paz en Cuba.

"Solicitamos a las partes en la Mesa de Diálogos en La Habana se contemple el cese bilateral de fuego", dijeron en un comunicado los dirigentes de seis organizaciones, al instar al gobierno de Santos a plegarse a la tregua por tiempo indefinido que mantienen en forma unilateral las Farc desde el 20 de diciembre.

También llamaron al gobierno "a acelerar los diálogos con el ELN (Ejército de Liberación Nacional, la otra guerrilla izquierdista de ese país), para que la paz en Colombia sea pronto y con todos los actores del conflicto armado".

La petición la hicieron organizaciones de mujeres y promotoras de los derechos de las minorías sexuales, durante un encuentro con ambas delegaciones negociadoras en La Habana, destinada a resaltar la violencia de género en el conflicto armado de medio siglo en ese país.

En esta sesión de unas siete horas, los equipos negociadores y las integrantes de una "subcomisión" conjunta de género, encabezada por María Paulina Riveros (del gobierno) y Victoria Sandino (de las Farc), escucharon los planteamientos de estas mujeres que, como buena parte de la sociedad colombiana, han sido afectadas por el conflicto armado.

En la reunión -efectuada en "El Laguito", un complejo de residencias de protocolo en La Habana- participaron las directoras de cinco organizaciones de mujeres y el líder de una agrupación que promueve los derechos de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales).

Los activistas visitantes fueron Nelly Velandia, de la Asociación de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas; Ruby Alba Casiano, dirigente de los desplazados; Fátima Muriel, de una organización del Departamento de Putumayo (sur); Bibiana Peñaranda, de la red "Mariposas con alas" contra la violencia de género; María Eugenia Vásquez, exguerrillera del desmovilizado M-19 que dirige una asociación de exinsurgentes; y Wilson Castañeda, de Caribe Afirmativo, grupo que defiende los derechos LGTBI.

Las negociaciones entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), la mayor guerrilla de ese país, buscan acabar un conflicto que ha dejado 220.000 muertos y 5,3 millones de desplazados. 

Temas relacionados