Las víctimas entran a la discusión en La Habana

Sería un miniciclo, con receso para la elección presidencial y posible tregua de las Farc.

Sergio Jaramillo y Humberto de la Calle, ayer a su llegada al Centro de Convenciones de La Habana. / EFE

Con la expectativa de una nueva declaratoria de tregua unilateral por parte de las Farc, mientras se surte la segunda vuelta de la elección presidencial, y la posibilidad de crear subcomisiones que comiencen a abordar el tema del fin del conflicto —que incluye la dejación de las armas—, Gobierno y guerrilla iniciaron ayer en La Habana (Cuba) la ronda 26 de conversaciones en busca de un acuerdo para poner fin al conflicto, que encarará un asunto crucial: el de las víctimas, incluyendo verdad, justicia y reparación.

Está claro que el objetivo es darle una nueva dinámica a la mesa y acelerar los diálogos, aunque también los miembros principales de las dos delegaciones se dedicarán de lleno a lo de las víctimas y serán otros los que se encarguen de avanzar, de manera paralela, en la logística para abordar el asunto del fin de la guerra. Otro punto a tener en cuenta es que será un miniciclo, pues se entrará a un pequeño receso mientras los colombianos van a las urnas para elegir presidente.

“Las víctimas están en el centro del proceso. No hemos venido a negociar sus derechos, sino a acordar cómo el Gobierno y las Farc les responden de la mejor manera. Cómo satisfacemos sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación y aseguramos que el dolor y la tragedia que vivieron no se repitan”, dijo ayer Humberto de la Calle, jefe de la delegación del Gobierno, a su entrada al Palacio de Convenciones.

Y enfatizó que en este punto hay que hablar con total claridad a los colombianos: “Sin ustedes no habrá implementación de los acuerdos. Ustedes al final del proceso tendrán la última palabra: validar o no lo que hemos acordado. En las manos de ustedes y sólo de ustedes estará abrir la puerta a la fase de transición en la que serán implementados los acuerdos. Ustedes serán los dueños del proceso. A ustedes les pido que no se dejen confundir en medio de tanta mentira, de tanta falacia. Les aconsejo a los colombianos que no se dejen echar cuentos”.

Lo propio hizo el jefe de la delegación guerrillera, Iván Márquez, quien en respuesta a una carta firmada por un grupo de intelectuales en respaldo al proceso de paz, agradeció el gesto y defendió los avances de la mesa de diálogos. El jefe subversivo explicó que las Farc han decretado tres ceses de fuego unilateralmente para afianzar la confianza en las negociaciones e insistió en la necesidad de que la población participe del proceso, teniendo de presente la actual coyuntura político-electoral.

“Los llamamos a no cesar en su empeño de apoyar este proceso de tanta importancia para el futuro de nuestro país, independientemente de los resultados electorales. El horror de la guerra debe terminar. Colombia merece esa oportunidad histórica y a ese objetivo nos hemos entregado de manera plena y transparente. De lo que se deriva que si ha de hablarse de exigencias de celeridad y demostración de compromisos verdaderos con la paz mediante hechos claros, la sindéresis indica que estas deben elevarse a quienes tienen el poder de generar las transformaciones estructurales urgentes que requiere el país”, manifestó. Al final, una vez más, Márquez fue enfático en que no se pronunciarán sobre sucesos electorales.

 

últimas noticias

Opinión: Nombrar la memoria

Falsos positivos: 10 años esperando justicia