Captores de los secuestrados rompieron su silencio