España, primera en celebrar