La llegada de los secuestrados