Piedad Córdoba y Carlos Lozano se defienden