Las primeras palabras de Íngrid en libertad