Voceros del “No” quieren reunirse con las Farc y plantear nuevas modificaciones al acuerdo

Más de seis horas duró la reunión entre delegados de paz del Gobierno y promotores del "No". Humberto de la Calle explicó nuevamente los cambios que tiene el documento. El "No" pidió que el acuerdo sea refrendado por los colombianos.

AFP.

“Llegó la hora de avanzar”. Esas cinco palabras de Humberto de la Calle resumen la esencia de la reunión entre el Gobierno y los voceros del “No” que se impuso en el plebiscito del pasado 2 de octubre, con el que una estrecha mayoría de colombianos rechazaron los acuerdos de paz con las Farc. El encuentro, al que asistieron los principales promotores del “No”, concluyó con una idea clara: no habrá lugar a nuevos ajustes al acuerdo renegociado que hicieron público el Gobierno y Farc desde La Habana el pasado 14 de noviembre. Pese a esto, los del "No" manifestaron su disposición a reunirse con los miembros del secretariado de las Farc, aprovechando que están en Bogotá para firmar el documento, en un acercamiento en la que también estarían presentes delegados del Gobierno. (Vea el especial A CONSTRUIR LA PAZ)

Tras la propuesta del Gobierno de refrendar el nuevo acuerdo de paz en el Congreso, el “No” insistió en un acuerdo nacional en el que sean incluidos todos los partidarios de hacerle otras correcciones al documento. Ese consenso político fue aprobado por el jefe negociador, Humberto de la Calle, quien afirmó que un pacto así permitiría avanzar en lo que es más urgente para el Gobierno en estos momentos: la implementación del acuerdo de paz. Algo que para De la Calle tiene que hacerse de manera concertada con los promotores del “No”. (Lea: La incertidumbre sobre la firma del nuevo acuerdo de paz)

Los temas sobre los cuales el “No” sigue teniendo dudas son la elegibilidad política, el narcotráfico conexo al delito político, que el acuerdo no entre a la Constitución, la libertad de secuestrados, el enfoque de género y la libertad de los integrantes de la Fuerza Pública. De la Calle respondió explicando, nuevamente, qué cambios se le habían hecho al acuerdo, todas respondiendo a las preocupaciones de Álvaro Uribe, Óscar Iván Zuluaga, Marta Lucía Ramírez, Iván Duque, Francisco Santos, Carlos Holmes Trujillo, Herbin Hoyos y Alejandro Ordóñez. (Lea: Avanza la reunión entre el Gobierno y los voceros del No)

El jefe negociador del Gobierno explicó que las Farc entregarán un inventario detallado de bienes y activos que serán usados para reparar a las víctimas. De igual forma les habló de la inclusión de la agroindustria y del turismo como parte de las soluciones para el desarrollo del campo y la garantía del derecho a la propiedad privada. Les explicó la inserción de las organizaciones de víctimas en la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas y la reducción de las emisoras que se darán a las Farc, y que ahora compartirán con víctimas y comunidades.

Los puntos que más preocuparon a los promotores del “No”, y en torno a los cuales giró el debate antes de la votación del plebiscito, de igual forma fueron explicados por De la Calle, quien afirmó que la conexidad del narcotráfico con el delito político, que se definirá según el caso. La ideología de género, término que en sí no existe, fue expuesto por el jefe negociador como la prioridad a mujeres víctimas del conflicto y el reconocimiento de su papel como constructoras de paz. Asimismo, reiteró que en el acuerdo no ha existido nunca algo referente a limitar la libertad de culto.

En la reunión también se desmenuzaron otros puntos como el narcotráfico, sobre lo cual De la Calle aseguró que la Jurisdicción de Paz entregará toda la información detallada para así establecer responsabilidades; la erradicación forzosa, a la que el Gobierno no renunciará (incluyendo la fumigación); la exclusión de las Farc para que sean candidatos en las circunscripciones especiales para la paz; y la reducción de la financiación del partido que surja de la guerrilla desmovilizada.

Pese a esta profundización de los temas modificados en el nuevo acuerdo, al término de la reunión el grupo del “No” afirmó que no son reformas de fondo y que el documento que será firmado esta semana, al parecer, es “apenas un retoque” al texto que rechazaron los colombianos para dar fin a más de medio siglo de conflicto armado.

También se refirieron a la refrendación del acuerdo, manifestando que con el acuerdo nacional que buscan no están pidiendo que el documento sea llevado al Congreso para su ratificación, sino que sea en el legislativo donde se le hagan las modificaciones que aún pretenden. Para el “No”, el nuevo acuerdo debe ser refrendado otra vez por los colombianos. Finalmente, tocaron un tema sobre el que hasta ahora permanecían en silencio: las muertes de líderes sociales y miembros de las Farc. Afirmaron que están dispuestos a colaborar en la adopción de medidas que cesen con la violencia hacia los simpatizantes de las Farc y los líderes sociales en los departamentos. (Lea: "Ataques contra líderes sociales buscan boicotear el proceso de paz": Representantes sociales)

Tras la reunión, Humberto de la Calle hizo un llamado a todos los colombianos. Un llamado a “aquellos que votaron Si, a los que votaron No y a aquellos que no participaron en el plebiscito”, para que todos se unan alrededor de este nuevo acuerdo de paz que, reitera, está mejorado y ajustado, para que rápidamente empiece a ser implementado debido a la fragilidad que ha demostrado la incertidumbre por un desenlace sobre el paso siguiente a la firma del acuerdo: el cumplimiento de lo que está en papel. (Lea: “Es hora de que todos unidos contribuyamos a la implementación del acuerdo”: Santos)

 

últimas noticias

Coca y disidencias, la encrucijada de Putumayo