2014 será recordado como un año en que la esperanza revivió en nuestro país: Santos

El jefe de Estado les envió un mensaje de Navidad a todos los colombianos.

Cortesía Presidencia

El Presidente Juan Manuel Santos, deseó este miércoles a todas las familias colombianas un nuevo año de ventura y tranquilidad, y “lo más grande que se puede desear a una nación o a una persona: PAZ”.

En su mensaje de Navidad y Año Nuevo, el Mandatario aseguró que “este año 2014, que llega a su fin, será recordado como un año en que la esperanza revivió en nuestro país”.

El Jefe del Estado indicó que durante el 2014 la economía colombiana “creció por encima de las economías de nuestra región” y añadió que “seguimos derrotando al desempleo” con los cerca de tres millones de personas que hallaron trabajo en el último cuatrienio.

Manifestó que “sacando a millones de compatriotas de la pobreza, con programas de vivienda, de educación, de servicios públicos”, se continuó cerrando las brechas sociales.

Expresó su alegría por que se dejaron adjudicadas las 10 mil becas para jóvenes de bajos recursos que obtuvieron los más altos puntajes del Icfes y “estudiarán el próximo año en las mejores universidades”.

Durante el 2014, dijo, se trabajó con decisión en el bienestar de los campesinos y el desarrollo del campo con “mayores recursos que nunca”, se inició la revolución en la infraestructura y prácticamente todos los municipios quedaron con internet en banda ancha.

También recordó los triunfos obtenidos por los deportistas colombianos en diversas disciplinas y aseguró “nos llenaron de gloria”.

Al retomar el tema de la paz, el Presidente señaló que ésta trasciende los diálogos con la guerrilla, pues la paz también “la construimos en nuestros hogares con nuestros familiares” , así como con el trabajo honesto y la tolerancia..

Subrayó que durante el año que termina se trabajó para finalizar el conflicto armado mediante “avances concretos, con la participación activa de las víctimas, y manteniendo la voluntad de diálogo por encima de los obstáculos”.

“Por eso el 2014 puede llamarse el año de la esperanza”, aseveró.

El Mandatario, al concluir su saludo, manifestó que “el 2015, Dios mediante, será un año en que esa esperanza se transformará en hechos de progreso, igualdad y paz”.