Ad portas de ser realidad eliminación de la reelección presidencial

La plenaria del Senado aprobó el grueso de la reforma de equilibrio de poderes en sexto de ocho debates.

Archivo El Espectador

Este lunes la plenaria del Senado avanzó en la aprobación de la reforma de equilibrio de poderes que establece una serie de medidas para equiparar las cargas entre las ramas del poder.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, destacó que en el Senado se aprobó la eliminación de la reelección presidencial y se fijaron las inhabilidades para quien aspire a ser mandatario nacional.

Según lo aprobado, no podrá ser elegido Presidente quien haya ocupado un año antes el cargo de Vicepresidente, ministro, magistrado, Procurador General, Defensor del Pueblo, Contralor General, Fiscal General, Registrador Nacional, comandantes de Fuerza Pública, gobernador o alcalde.

"Este es uno de los ejes centrales de la reforma para lograr una democracia más sana y sin tentaciones de abusar del poder para prolongarse en el indefinidamente", aseguró.

En la sesión, varios congresistas, liderados por Alexandra López y Armando Benedetti, insistieron en no disminuir, sino aumentar la inhabilidad del vicepresidente para ser candidato presidencial, pero la propuesta no fue aceptada, por lo que tendrá la misma inhabilidad que cualquier otro funcionario, que corresponde a un año.

Por otro lado, los intereses estuvieron divididos entre las dos principales propuestas de la reforma. Por un lado el Centro Democrático intentó evitar la eliminación de la reelección presidencial, que en una clausula impide que el Congreso en un futuro tenga competencia para volver a hacer una reforma, y en cambio da el aval para que la decisión sea exclusiva del pueblo, a través de un referendo o una Asamblea Nacional Constituyente.

En la plenaria también se aprobó la eliminación de la 'puerta giratoria', es decir que los servidores públicos no pueden postular, nombrar o nominar en un cargo a sus familiares, cónyuges o quienes hayan incidido en su nombramiento.

Igualmente, fue aprobada en el sexto de ocho debates la prohibición de la reelección de los magistrados de las Cortes, del Consejo de Estado, de la Comisión de Disciplina Judicial, de la Comisión de Aforados, del Consejo Nacional Electoral, del Fiscal, del Procurador, del Defensor del Pueblo, del Contralor, del Auditor General de la República, del Registrador Nacional, contralores departamentales, distritales y municipales, así como personeros municipales y distritales.

Estos funcionarios tampoco podrán ser nominados para otro cargo o postularse a elecciones sino hasta un año después de haber cesado sus funciones.

La plenaria del Senado igualmente aprobó la asignación de curules en Senado, Cámara de Representantes, asambleas y consejos para los candidatos que obtengan la segunda mayor votación en las elecciones a Presidencia, Vicepresidencia, gobernaciones y alcaldías, respectivamente.