Alcaldes piden contrarreforma al sistema de regalías

Piden acabar con los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD) y que se restaure la autonomía a través de los giros directos.

El meollo del asunto sigue siendo la falta de recursos y el supuesto incumplimiento del Gobierno Central en la entrega de éstos por cuenta de las regalías. Por eso, la propuesta que comienza a tomar forma en el Congreso Nacional de Municipios que se lleva a cabo en Cartagena es la de una contrarreforma al nuevo sistema general de regalías que implementó el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que implique acabar con los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD) y restaure la autonomía a las entidades territoriales a través de giros directos.

Una propuesta que ya comienza a tener apoyos en el mismo Congreso de la República, como el del senador Juan Lozano, quien cree que “el éxito de las democracias radica en la capacidad de tener autocrítica y de rectificar cuando las cosas están mal y el sistema de regalías está saliendo mal porque quedó mal diseñado, y está saliendo mal sobre todo, porque aunque la inspiración de redistribución de las regalías es correcta, la inspiración acerca de la utilización, aplicación y valoración de los proyectos es incorrecta”.

Para Gilberto Toro, director ejecutivo de la Federación Colombiana de Municipios (Fedemunicipios), El Gobierno Nacional y el Congreso deberían enderezar el rumbo “reconociendo que el Sistema General de Regalías no funcionó en el país y no está logrando el propósito para el cual fue creado, pues los recursos no están llegando con la agilidad y oportunidad que se requiere en las regiones y en los municipios para generar bienestar, desarrollo y empleo”. La idea, agrega Toro, es que se presente un nuevo proyecto de ley que reglamente la autonomía para el manejo de los recursos en los municipios y departamentos.

Los líos son de todos los calibres: por ejemplo, el Elkin Rincón de Simití (Bolívar), dicen que mientras en 2012 les asignaron recursos de $2.500 millones, sólo les llegaron $300 millones. Además, pululan las quejas por la dificultad que tienen los municipios para presentar los proyectos, porque no todos tienen la capacidad institucional para hacerlo, así como por los problemas que hay para que se giren los recursos una vez dichos proyectos son aprobados.

“Hay que salvar al municipio colombiano porque se está viendo una tendencia hacia la reversión de la descentralización. A Colombia le está haciendo daño creer que se puede seguir descentralizando los problemas y centralizando los recursos, descentralizando la responsabilidad de los municipios y centralizando la capacidad de tomar las decisiones. Tenemos que levantar la voz en nombre de la descentralización y en nombre del municipio tenemos que garantizar la legitimidad de los alcaldes”, enfatizó el senador Juan Lozano.

Es claro: aunque los dirigentes municipales acompañan los propósitos de equidad y redistribución que guiaron la reforma que creó el Sistema General de Regalías, los municipios productores de hidrocarburos y minerales como para no productores, no ha sido posible lograr el acceso efectivo a esa fuente de recursos en el año 2012, pues la ejecución de esos recursos recién empieza hacia el segundo trimestre de este año.

Quejas por doquier que el director del Departamento Nacional de Planeación, Mauricio Santa María, trató de responder afirmando que el Gobierno es consciente que hay temas por mejorar y que están dispuestos a escuchar todas las propuestas que la Federación Colombiana de Municipios y los alcaldes presenten con el fin de optimizar el Sistema General de Regalías.

“Quiero reiterarle a todos los acaldes el compromiso que nosotros tenemos para que esto salga bien y el sistema funcione. Es momento para aprovechar y hacer todas las propuestas que ustedes quieran hacer para que las trabajemos en conjunto. A nosotros, como Gobierno, lo único que nos interesa es que las cosas funcionen, en particular, que el dinero fluya y que los proyectos se hagan”, manifestó Santamaría.

En lo que si no está de acuerdo el director de Planeación es que se diga que el gobierno Santos está acabando con la descentralización: “Nosotros lo que queremos es que funcione bien. Los objetivos se alcanzan con trabajo conjunto, y de hecho el trabajo conjunto lo que demuestra es una descentralización que funciona bien, porque cuando todas las partes se ponen al mismo nivel, es porque la descentralización está andando”, dijo.

Según Planeación Nacional, desde cuando empezó la nueva reforma a las regalías, en mayo de 2012, hasta hoy, los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD) han aprobado 2.100 proyectos de inversión, por valor de $9 billones. De esos recursos, $5 billones son del Sistema de Regalías y los otros $4 billones son cofinanciación del presupuesto nacional o del regional. De los $5 billones de regalías aprobados se han girado $3 billones y medio a cuentas de municipios, y este mes se gira lo que falta.

“La platica ya no se queda en piscinas de olas”, dijo Santa María, aclarando que para el logro de los objetivos y que los recursos de regalías se conviertan en obras que realmente beneficien a la comunidad, el Gobierno es consciente de que se requiere un esfuerzo gigantesco en materia de ejecución, tanto de la Nación como de las entidades territoriales. Sea como sea, los alcaldes del país siguen muy inconformes y en voz baja advierten que buscarán la manera de impulsar en el Congreso la contrarreforma planteada. El Gobierno, por las señales que dio el director de Planeación, no está dispuesto a caminarle a esa propuesta.