Alianza Verde que genera dudas

Para el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, el Partido Verde no estuvo a la altura del reto político.

El gobernador Sergio Fajardo en momentos en que la ‘Ola Verde’ se encontraba en auge. / Reuters

El acuerdo político entre el Partido Verde y el movimiento Progresistas que derivó en la Alianza Verde, apenas empieza a dar sus primeros pasos y ya ve que el camino va a ser espinoso. La puja interna, la coherencia programática y las críticas desde el interior y desde afuera vienen minando las expectativas políticas.

Ayer, el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, quien fue elegido con el aval del Partido Verde, envió una carta en la que califica su experiencia como una “gran frustración”. Afirma Fajardo que “nunca nos preocupamos por construir una identidad y en contadas ocasiones vislumbramos algo que nos permitiera pensar y unirnos con algún ideal o proyecto de altura”.

Declaración que se convierte en un golpe, pero que no resulta novedosa. En la Alianza Verde sabían que desde que el movimiento Compromiso Ciudadano, cuyo principal líder es Fajardo, renunció a hacer parte del acuerdo político, eso lo ubicaba por fuera de la colectividad.

Así lo reconoce la representante a la Cámara Ángela María Robledo, quien acepta los reproches de Fajardo en la carta y dice que el Partido Verde no ha cumplido con las expectativas que generó en 2010, cuando la promesa era combatir el clientelismo y el “todo vale”, para resultar con comportamientos habituales en la política.

Sin embargo, Robledo manifestó que hay sectores que han estado a la altura de los retos del “sello verde” de calidad política, cumpliendo con los compromisos de campaña. “Lo lamento, porque estuve trabajando más de un año, tratando de que ellos estuvieran en este proyecto porque son una muestra de transparencia política, pero si no están, eso no quiere decir que no vamos a trabajar. Queremos construir un frente amplio, esa es la tarea y como plantea Fajardo: Coherencia+Consistencia = Confianza”.

El exgobernador de Nariño, Antonio Navarro, mantiene distancia frente a la declaración de Fajardo y afirma que es la realidad de la historia que vivió él en el Partido Verde, pero que no tiene por qué relacionarse con el naciente proyecto. Por eso dice que está de acuerdo con el planteamiento de Fajardo: “nos encontramos con principios, programas y palabra”.

La Alianza Verde está naciendo y el camino no es fácil. El exalcalde de Bogotá Enrique Peñalosa manifestó que no iba a regalar la colectividad a los Progresistas. Vienen las críticas del presidente Juan Manuel Santos por la falta de coherencia en el acuerdo. Para el senador John Sudarsky, la influencia del progresismo podría significar el fin de los verdes (ver entrevista pág. 4). No obstante, en la colectividad se mantienen firmes y aspiran a convertirse en la tercería en las elecciones de 2014.