Alineando partidos para el sí

Una fuerte campaña empezó a desplegar el Ejecutivo para conseguir el respaldo al plebiscito para la paz de los diferentes partidos políticos y movimientos ciudadanos.

Reunión del Partido Conservador con los miembros del equipo negociador del Gobierno.  / Prensa P. Conservador
Reunión del Partido Conservador con los miembros del equipo negociador del Gobierno. / Prensa P. Conservador

Un auténtico abordaje de los partidos políticos comenzó a realizar el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos con miras a conseguir el apoyo electoral en el plebiscito para la paz. Por un lado, ayer los ministros de Trabajo, Clara López, y de Justicia, Jorge Londoño, participaron en el lanzamiento de una coalición de movimientos por el sí; y del otro, el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, y el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, se reunieron con la directiva del Partido Conservador y, posteriormente, con miembros de Opción Ciudadana. La jornada dejó claro que desde ya el Ejecutivo está alineando las fuerzas para refrendar los acuerdos, y que la campaña empezó en forma.

Y ha sido tan decidido ese impulso a la campaña por el sí, que sin conocerse con claridad cuáles son los límites de la participación de los funcionarios públicos en este escenario electoral, los ministros López y Londoño se lanzaron al ruedo para darle fuerza a una naciente convergencia de fuerzas políticas que trabajarán desde el lema “el sí es multicolor”. El movimiento parte del principio de la diversidad, por lo que de este forman parte organizaciones LGBTI, indígenas, religiosas, sociales y sindicales.

En el evento, que se realizó en el Congreso, el titular de la cartera de Justicia pidió a los colombianos apoyar en las urnas lo pactado en La Habana. “Lo que vamos a decidir no es sí o no a un plebiscito, porque lo que en realidad vamos a decidir es si queremos una nueva patria o no”, señaló Londoño. Ante lo cual agregó la ministra López: “Trabajadores y empleadores tenemos que ir hacia la paz con un convencimiento de un nuevo pacto social que recomponga todas las relaciones sociales en el país”.

Al mismo tiempo, en la sede del Partido Conservador, se realizó una jornada de trabajo entre los dirigentes de la colectividad y los miembros del equipo negociador del Gobierno en los diálogos con las Farc. El encuentro produjo una fuerte disputa interna en los azules, ya que el expresidente Andrés Pastrana envió una carta en la que pidió que el partido haga campaña por el no a los acuerdos, ya que consideró que el proceso de paz es “un golpe de Estado a la institucionalidad”.

Además, por redes sociales, la excandidata presidencial Marta Lucía Ramírez tuvo un duro intercambio de mensajes con el presidente del Directorio Conservador, David Barguil, y adjuntó una carta a los negociadores de paz, pidiéndoles que despejen sus dudas sobre temas como la dejación de las armas, la participación política de las Farc o la aplicación de la restricción de la libertad de los responsables de graves crímenes.

Tras el evento, De La Calle ofreció declaraciones a los medios para hacer un balance del encuentro y responder a los cuestionamientos tanto de Pastrana como de Ramírez. El jefe negociador sostuvo que este es un ejercicio de pedagogía para que conozcan los detalles de las negociaciones y despejen sus dudas sobre los acuerdos. También pidió no caer en la polarización política alrededor del plebiscito y consideró que existen las garantías suficientes para ejercer lo oposición.

De igual manera, Barguil hizo su propio balance de la reunión, calificándola de muy importante para el partido porque ayudó a despejar muchas de las preguntas y dudas de los dirigentes azules. Y frente a las cartas de Pastrana y Ramírez, dijo que sus opiniones son muy importantes en la colectividad y que siempre serán tenidas en cuenta, pero puntualizó que la decisión sobre apoyar o no el plebiscito debe producirse luego de conocer el acuerdo final y sin afanes, ya que en La Habana aún faltan por definir temas gruesos.

“Nosotros vamos a hacer las consultas necesarias. Vamos a hablar con los distintos sectores del partido. Los afanes no nos pueden llevar a tomar decisiones equivocadas. Le apostamos al éxito de este proceso, pero dependiendo del cierre de los acuerdos se podrá tomar una decisión sobre el plebiscito”, respondió el dirigente conservador, quien también aprovechó para contestar a la andanada de críticas que ha recibido por parte de Marta Lucía Ramírez : “Hubiese sido muy importante que participara de la reunión, y no se dedicará a tuitear. Los debates democráticos hay que darlos en la casa, sin golpear la institucionalidad”.

Finalmente, De la Calle y Jaramillo asistieron al evento partidista de Opción Ciudadana para continuar con su labor de pedagogía en los movimientos políticos, y se espera que al cierre del evento hoy en Bogotá, la colectividad dé su respaldo a los diálogos y se comprometa a impulsar el sí en el plebiscito para la paz.