Alrededor de 48.000 familias campesinas están sustituyendo cultivos ilícitos: Eduardo Diaz

El director del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS) celebró que más de 24.000 hectáreas de coca han sido arrancadas alrededor del país. Las familias en el programa están recibiendo asistencia técnica para reemplazar sus cultivos por economías legales.

En Leyva (Nariño), campesinos se han acogido al programa de sustitución de cultivos ilícitos. / Mauricio Alvarado - El Espectador

Según un informe de Naciones Unidas, a la fecha los campesinos que se comprometieron a levantar de raíz las matas de coca han cumplido en un 91 % con el proceso de sustitución de cultivos ilícitos. Esto equivale a 48.000 familias “que ya han arrancado 24.000 hectáreas de hoja de coca certificadas”, celebró Eduardo Diaz Uribe, director del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS).

Para Díaz, estos datos “dan cuenta de que la estrategia definida en el Acuerdo de Paz es exitosa. Para cumplir con las 24.000 hectáreas hoy certificadas se requerirían de 32 años al ritmo de los programas anteriores”.

Lea también: Sustitución de cultivos: ¿una lucha que Colombia da sola?

El director del PNIS agregó que el proceso de sustitución ha priorizado en el territorio las zonas de mayor densidad de siembras de coca. “Se trata de una estrategia innovadora en Colombia, en la que ha primado el compromiso de las comunidades que ahora no solo levantan las matas de coca, sino que participan directamente en las decisiones sobre su futuro en una economía legal”, aseguró.

A su vez, admitió que, aunque no se cumplieron los términos previstos de alcanzar la cifra de 50.000 hectáreas sustituidas a mediados de año como se pretendía, esa meta será alcanzada 14 meses.

Díaz insistió en la importancia de la asistencia técnica para las familias campesinas, con la que ya cuentan alrededor de 25.500. “No se trata solo de arrancar unas matas sino de sustituirlas por otros cultivos para prosperar en economías legales y garantizar el futuro sostenible de quienes se acogen al programa”, declaró.

Le puede interesar: “Programa de sustitución de cultivos no ha fracasado”: Ramiro Cortés, vocero Farc

Por su parte, el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, explicó que, “se han seguido unos procedimientos rigurosos, pero no menos densos y extenuantes, que comprenden jornadas de información, socialización, registro, comparación de datos, cruces con el DANE, la Registraduría y el Sisbén, levantamiento de actas, firma de acuerdos y desplazamientos a zonas inhóspitas de la geografía colombiana, para tener una cobertura amplia de un programa innovador e incluyente”.

La sustitución merece una oportunidad. Los campesinos no quieren volver al pasado. Debemos superar errores, fortalecer la asistencia técnica e impulsar los proyectos productivos”, concluyó Rivera, coincidiendo con Díaz, quien expresó que “con todas las dudas y la incredulidad que ha habido alrededor del programa, lo cierto es que está demostrado que esto funciona y esperaríamos que el próximo gobierno entienda que este es el camino, que volver a la confrontación con los campesinos sería un gravísimo error”.

802009

2018-07-24T11:57:07-05:00

article

2018-07-24T11:57:07-05:00

ptejada_197274

none

-Redacción Política

Política

Alrededor de 48.000 familias campesinas están sustituyendo cultivos ilícitos: Eduardo Diaz

92

3362

3454