¿Alvaro Hernán Prada, parte de la Comisión de Acusación? Así está la polémica en la Cámara

Noticias destacadas de Política

La plenaria le aceptó la renuncia al representante Ricardo Ferro, quien, al parecer, la presentó por el nombramiento que el fiscal Francisco Barbosa le hizo a su esposa como fiscal seccional del Tolima. La puesta en consideración de Prada generó polémica por las investigaciones que de él cursan en la Corte Suprema de Justicia.

Para este miércoles, la plenaria de la Cámara tenía agendado el debate de control político sobre la prestación de los servicios durante la pandemia por el coronavirus, sin embargo, la discusión se dilató por una proposición que presentó el representante del Centro Democrático, Ricardo Ferro, pidiendo que la plenaria le aceptara su deseo de renunciar como miembro de la Comisión de Investigación y Acusación, encargada de tramitar “denuncias penales y quejas disciplinares contra altos dignatarios del estado como presidente, fiscal y magistrados de las altas cortes”.

Lea: El interés detrás de la Comisión de Acusación en la próxima legislatura.

Sin dar muchos detalles sobre las razones de presentar su renuncia, la plenaria aprobó su salida de la célula legislativa y, acto seguido, se presentó una discusión porque en la proposición votada se incluyó que el reemplazo que el Centro Democrático presentó para seguir ocupando esa curul es Álvaro Hernán Prada.

Los reparos no dieron espera y pospusieron más la hora del debate de control político, que ya había sido movida mientras las comisiones sextas conjuntas discutían la Ley de Turismo. Para la oposición y otros representantes la postulación de Prada va en contravía de la ética, debido a que el representante tiene en curso una investigación en la Corte Suprema de Justicia por presunta manifestación de testigos, dentro del mismo caso de Álvaro Uribe.

“El Centro Democrático tiene muchas personas que pueden asumir esa responsabilidad. ¿Por qué postular a alguien que tiene abiertas investigaciones tan graves? ¿Con qué fin? ¿Cuál es el objetivo? ¿Presionar a la Corte? Yo sí quisiera saber que hay detrás de esto. A mí me parece sospechoso y una falta de transparencia con los colombianos porque aquí hay que elegir a alguien que pueda hacer y cursar las investigaciones sin tenerse que estar declarando impedido”, dijo el representante Mauricio Toro (Alianza Verde), quien es miembro de la Comisión.

Para contexto: El audio que compromete a Álvaro Hernán Prada en escándalo de Uribe.

En esa misma línea de cuestionamientos hablaron los representantes Juan Carlos Losada (Partido Liberal) y María José Pizarro (MAIS) hasta que tomó la palabra el vocero del uribismo, Edwin Ballesteros, que pidió respeto por las decisiones del partido y por la honorabilidad de su compañero.

“Una solicitud de respeto frente a la gobernabilidad y las decisiones y principios democráticos que se toman dentro de los partidos, lo digo frente a las decisiones en el marco de la gobernabilidad que ha tomado el Centro Democrático. Me parece muy grave que en esta Cámara estamos juzgando y condenado y desconociendo por completo la presunción de inocencia y todos los principios constitucionales al derecho de la defensa. No existe ninguna inhabilidad legal y las decisiones que se han tomado al interior de mi partido están ajustado en lo establecido en la Ley Quinta”, manifestó Ballesteros.

A esto respondió Losada insistiendo que se trata de una defensa a la ética del Congreso y, especialmente, de la célula legislativa que es conocida a modo de chiste como la “Comisión de Absoluciones”: “Nadie está acusando de nada al doctor Prada, no es mi caso, mi caso es por un tema ético, si uno está investigado por aquellos que hay que investigar efectivamente hay un problema, una inhabilidad evidente, un conflicto de intereses gigantesco. No sé si es culpable o no de lo que se le acusa, no es mi deber investigarlo, es problema de la Corte Suprema de Justicia, pero no podemos nombrar a personas investigadas por aquellos a quienes tienen que investigar en la Comisión de acusaciones. Es una cuestión lógica, nada que ver con las consideraciones personales por el representante”.

La intervención que generó más sorpresa fue la del presidente de la Comisión, Carlos Cuenca (Cambio Radical), quien anunció su voto negativo a la proposición para que Prada reemplace a Ferro. “No estamos cuestionando que han hecho o no, sino apoyarnos unos a otros. Mi consejo como amigo y persona es que no aspire a este nombramiento”.

David Racero (MAIS) pidió que se votara de nuevo la proposición que atañe exclusivamente a si la plenaria aprueba o no que Prada sea el reemplazo de su colega. “La discusión va más allá de los procedimientos, va más allá si estamos condenando a priori a una persona investigada por delitos graves por la Corte. No podemos permitir ese agravio moral al Congreso. Y así como piden que no condenemos a priori, el aceptar estas decisiones es absolver a priori al investigado Álvaro Hernán Prada”.

En ese momento, Félix Chica, del Partido Conservador y uno de los citantes al debate de control político, pidió zanjar con agilidad la discusión para no poner a esperar más a los funcionarios citados. Y como acotación recordó que son muchos los congresistas investigados por diferentes temas dentro de la Corte Suprema de Justicia, por lo que considera que no hay impedimento alguno para que Prada asuma el asiento en la Comisión de Acusación.

La votación quedó en veremos, tras la petición de Edwin Ballesteros de postergar la votación para otro día que aún está pendiente de ser programada por la Mesa Directiva.

Sobre la renuncia de Ferro

El pasado 23 de septiembre, la periodista Cecilia Orozco informó en su columna de opinión que, a principios de ese mes, el fiscal Francisco Barbosa nombró como fiscal seccional de Tolima a Patricia Alvira Arce, esposa de Ricardo Ferro. “Barbosa nombró a la cónyuge de su potencial investigador”, se lee en el artículo.

En la plenaria, Ángela María Robledo (Colombia Humana) enunció esta situación como el supuesto motivamente de la renuncia y lo puso como un ejemplo de ética que le demandó, de igual modo, a Álvaro Hernán Prada. Sobre esto, El Espectador le preguntó al representante por el Tolima si era verdad, a lo que respondió que lo hizo por “razones de índole meramente personal”.

En agosto de 2019, Ferro manifestó querer renunciar a la Comisión luego de que lo apartaran de la investigación luego de que se aceptara la recusación que le interpuso el expresidente Juan Manuel Santos por el caso que él investigaba por la presunta entrada de dineros ilegales de Odebrecht a la campaña de reelección de Santos.

Lea más: Ricardo Ferro renuncia a la Comisión de Acusación tras su recusación en caso Santos.

“Me pareció indignante lo que pasó, estaban todos los argumentos desde el punto de vista jurídico. Este e un golpe de gracia para la comisión que ha sido cuestionada históricamente, esta vez tenía una oportunidad para la hacer la investigación”, dijo Ferro a Semana en su momento.

Luego de que el Consejo de Estado anulara la elección de Luis Emilio Tovar, quien era miembro y presidente de la célula encargada de la acusación de los aforados por el Centro Democrática, en febrero de 2019, Ferro y Prada entraron en pugna por ocupar dicha dignidad. El pulso se balanceó más del lado del tolimense, debido a las inconformidades de algunos por las investigaciones de Prada en la Corte Suprema de Justicia.

Lea: Pugna en el interior del Centro Democrático por la presidencia de la Comisión de Acusación.

Comparte en redes: